Malvinas: el canciller argentino pidió honrar a los muertos

BUENOS AIRES EL canciller Héctor Timerman volvió a instar al diálogo al gobierno de Gran Bretaña y le pidió honrar «la memoria de los muertos» en la guerra por Malvinas, tanto ingleses como argentinos, «construyendo la paz».
El funcionario rechazó además el pedido del ministro de Defensa inglés, Phillip Hammond, de retirar la propaganda de un atleta que entrena en las Malvinas para competir en los Juegos Olímpicos de Londres y cuestionó el despliegue «de armas nucleares» que realiza Gran Bretaña «en forma secreta en los mares del mundo».
«Con su actitud, Gran Bretaña continúa demoliendo el sistema multilateral que nació de los horrores de la Segunda Guerra Mundial basado en la igualdad entre las partes», advirtió.
Timerman remarcó que «en los últimos días hemos visto una intensa batalla dirigida por el ministro de Defensa» contra Argentina y consideró al funcionario británico como «un adversario de temer».
Hammond pidió que Argentina retire el spot que promueve la participación de atletas en los XXX Juegos Olímpicos de Londres filmado en Malvinas al considerar que era «de mal gusto, provocador y muy insultante para soldados, marinos y pilotos británicos que dieron sus vidas para proteger las Islas».
Ante ello, el canciller replicó «nada es más irrespetuoso con la memoria de quienes perdieron la vida en los campos de batalla que la necia decisión de impedir que avance la paz».Timerman recordó que Hammond «ocupa el cargo desde el cual en 1922 se agredía a 458 millones de personas que vivían bajo el dominio colonial del Reino Unido».
«Sus dominios ocupaban el 20% del planeta. En ese porcentaje se encontraban, y aún continúan, nuestras Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur», acotó.
Además, en un texto que emitió este domingo la Cancillería, el ministro kirchnerista remarcó que Hammond «ha exigido que la República Argentina se arrepienta por haber dicho en un spot publicitario que nuestros atletas se entrenan en suelo argentino para competir en suelo inglés».
«Debería saber que el mundo es más seguro cuando se usa la creatividad que cuando se bombardean poblaciones civiles en países independientes», sostuvo Timerman.
Por otra parte, remarcó que «el Reino Unido con su obcecada decisión de violar las resoluciones de las Naciones Unidas ha hecho fracasar el lenguaje en demasiadas oportunidades».
«Un país que no posea las armas nucleares que despliega Gran Bretaña en forma secreta por los mares del mundo no puede imaginar resistir 39 resoluciones de Naciones Unidas exigiendo que se siente a negociar con la Argentina el fin de la situación colonial que atraviesan lo territorios denominados la Cuestión Malvinas», advirtió el canciller.
En ese marco, sostuvo que «con su actitud, Gran Bretaña continúa demoliendo el sistema multilateral que nació de los horrores de la Segunda Guerra Mundial basado en la igualdad entre las partes».
«¿Si Gran Bretaña, miembro del Consejo de Seguridad, viola las resoluciones votadas por los demás miembros tiene derecho a exigir que otros países las cumplan? Sólo le quedan las armas. Sólo le queda seguir sumando víctimas para cada vez tener que «honrar» más muertos», acotó.
Argentina, en cambio, «se encuentra sentada y lo seguirá estando en la mesa de negociaciones como testimonio que recordamos a los muertos en nuestro compromiso de no abandonar jamás la decisión de concluir el conflicto con Gran Bretaña en forma pacífica», resaltó Timerman.
Por eso, le propuso a Hammond «que venga, que se siente en la mesa de negociaciones» para que así, según Timerman, «el Reino Unido no necesite seguir manteniendo en las Malvinas la zona más militarizada del mundo» con «un soldado cada menos de tres habitantes».