Desde el Hotel Hilton de Puerto Madero el presidente chicaneó contra los que realizan el paro y los que perdieron su trabajo

Aviso publicitario
banner moron

CAPITAL FEDERAL- En plena medida de fuerza nacional de la CGT, el Presidente inauguró el Foro Económico Mundial sobre América Latina en el Hotel Hilton y le habló a los empresarios pero atacó a los trabajadores que adhirieron a la decisión de las centrales obreras.

Minutos después de que la Gendarmería desalojó con represión a manifestantes en la Panemericana y en pleno paro nacional, el presidente Mauricio Macri se subió al escenario del «Mini Davos» con una sonrisa y lanzó una chicana contra los trabajadores que adhierieron a la medida de fuerza al festejar a «todos» los empresarios que se encontraban allí, en el Hotel Hilton, «trabajando».

¡Qué bueno que estemos todos hoy acá trabajando!», disparó el mandatario sin mediar otras palabras ante un auditorio de empresarios que lo recibió entre aplausos para dar comienzo a la edición regional del Foro Económico Mundial, más conocido como «Mini Davos».

Macri aseguró frente a un auditorio integrado por empresarios, ejecutivos y funcionarios del Gobierno que Argentina tiene problemas pero pidió que «la bronca que se genera se transforme en energía para la transformación».

En la misma línea, el jefe de Estado sostuvo que desde Cambiemos creen «en la importancia del diálogo como una herramienta» que se había «perdido para encontrar cuáles son las mejores vías de desarrollo».

«El gran desafío de la Argentina es poner en valor el enorme talento humano y los recursos naturales combinados con esquema de trabajo competitivo. Lo estamos logrando, por más que en los tiempos que vivimos siempre se comunica más el conflicto que el acuerdo, hoy en Argentina estamos logrando acuerdos como no se veían desde hace muchísimo tiempo», afirmó.

Tal como en la mayoría de sus discursos, el Presidente habló de la «pesada herencia» y enfatizó las diferencias que, según su opinión, impulsó su Gobierno frente a la gestión kirchnerista: «Queda claro que lo que comenzó hace 15 meses en nuestro país es mucho más profundo que un cambio económico. Es un cambio cultural, basado en un aprendizaje de años que llevaron por caminos equivocados y seguramente valores que no representaban la esencia de los argentinos».

«La Argentina va ser el país que más va a crecer en los próximos 20 años», auguró en otro tramo de su discurso, e intentó diferenciarse del rumbo económico de una buena parte de los países en desarrollo enfocados hacia sus mercados internos al considerar que «hoy es más claro hacia dónde va la Argentina que hacia dónde va el mundo».

DEJA UNA RESPUESTA