El conductor del auto que atropelló y mató a un joven en una picada en Haedo se negó a declarar

MORÓN- Se trata de Diego Nicolás Cuevas, de 19 años, quien se negó a declarar ante Alejandro Jons, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 4 de Morón, quien le imputó el delito de «homicidio simple con dolo eventual y lesiones graves».

El automovilista que este domingo atropelló y mató a un joven en la localidad bonaerense de Haedo y provocó heridas a otros seis, tres de los cuales permanecían internados en grave estado, se negó a declarar ante la Justicia y seguirá detenido.

Fuentes judiciales informaron a Télam que Diego Nicolás Cuevas (19) fue indagado por el fiscal Alejandro Jons, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Morón, quien le imputó el «homicidio simple con dolo eventual» de Lautaro Juárez (16) y las «lesiones graves» en perjuicio de las otras víctimas.

Según los voceros, el acusado se negó a declarar y el juez de Garantías 4 de Morón, Alfredo Meade, confirmó su detención formal solicitada por el fiscal, por lo que el automovilista seguirá preso mientras se resuelve su situación procesal.

Para la Fiscalía no existen dudas de que el imputado corría una «picada» al momento del hecho ya que así lo demostraron en las últimas horas los resultados del análisis de las cámaras de seguridad.

«Las cámaras registraron toda la secuencia del accidente», dijo a Télam una fuente con acceso al expediente judicial.

Para la Fiscalía no existen dudas de que el imputado corría una «picada» al momento del hecho ya que así lo demostraron en las últimas horas los resultados del análisis de las cámaras de seguridad Además, el fiscal Jons aguardaba el informe de un análisis de sangre que se le practicó al detenido con el objeto de determinar si había consumido bebidas alcohólicas antes del hecho.

Al menos un testigo declaró en la causa que, antes del accidente, el conductor había estado dentro de un boliche consumiendo champagne, agregó la fuente consultada.

En ese sentido, los peritos policiales que inspeccionaron el Nissan Tiida de Cuevas hallaron dentro del mismo varios vasos plásticos, aunque no encontraron botellas ni ningún tipo de bebida.

En tanto, fuentes policiales identificaron a los heridos como Adrián Welch (23), Cristian Vergara (26), su hermana Daiana Vergara (20) y tres menores de edad.

Tres de los varones permanecían esta noche internados en el Hospital Güemes de Haedo en gravísimo estado, mientras que la chica fue dada de alta durante la tarde tras ser asistida por una fractura de codo.

La hermana de uno de los pacientes que siguen internados contó a la prensa que el adolescente volvió a ser intervenido quirúrgicamente «en la cabeza», ya que no podía mover el lado izquierdo de su cuerpo.

«Los médicos nos dijeron que si no la hacían corría riesgo su vida. La operación fue de urgencia y duró bastante. Cuando salieron nos dijeron que lo que ellos pretendían lo lograron, así que hay que esperar», explicó la mujer.

Por su parte, el director del hospital, Marcelo Marmonti, precisó que los tres pacientes que seguían en terapia intensiva se encontraban dentro de lo que llaman «peligro de vida» ya que sufrieron «traumatismos muy severos».

«Son pacientes que están respirados, en coma, alguno de ellos inducido por nosotros para relajar su musculatura, están con tratamiento intensivo, con medicamentos para mejorar su circulación, para mejorar su dinámica respiratoria», señaló.

El hecho ocurrió ayer, alrededor de las 7, cuando el Nissan Tiida color champagne, propiedad del padre de Cuevas, transitaba por Rivadavia, a la altura de la calle Maipú, en Haedo, cuando se salió de la avenida y atropelló a jóvenes que caminaban por la vereda de la mano contraria, junto al paredón que separa las vías del ferrocarril Sarmiento.

A raíz del impacto, Juárez cayó muerto en el lugar, al tiempo que las otras víctimas resultaron heridas y quedaron tiradas en el suelo, entre la vereda y la avenida, dijeron los informantes.

Mientras que el Nissan impactó contra el paredón y salió hacia la calle, donde terminó atravesado de contramano, sin el paragolpes delantero que quedó tirado sobre el asfalto, y con daños en su costado izquierdo.

Tras el hecho, Cuevas fue trasladado por otro joven que lo acompañaba hasta la comisaría 2da. de Haedo, donde quedó detenido a disposición del fiscal Jons.

Para la dirigente de la ONG «Malditas Picadas», Noemí Cardozo, madre de Matías «Pato» Cardozo, quien murió en 2008 atropellado por un auto que corría con otro vehículo, aseguró que participar de esas prácticas forman parte de «una conducta asesina» y pidió colaboración a los municipios bonaerenses para combatirlas.