La lluvia no impidió que miles de fieles marcharan con su fe hasta Luján

LUJÁN- A pesar de las lluvias, miles fieles caminaron el fin de semana hasta la basílica; el arzobispo de Buenos Aires encabezó la misa de cierre

Bajo una lluvia intensa, miles de fieles participaron este fin de semana de la 40 peregrinación a pie a Luján, donde el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli , pidió por un país «más fraterno» y en el que los argentinos se consideren «hermanos».

Poli presidió la misa desde el altar levantado en la Plaza Belgrano, frente a la basílica en honor de la patrona nacional, donde los caminantes permanecieron pese al cansancio.

«En la Patria somos hermanos y la fraternidad la necesitamos para seguir adelante», advirtió el arzobispo.

Poli recordó a los jóvenes que la Virgen María «quiere bendecir tu vida y tu camino» y sostuvo que «lo que más quiere ella es que vivas libre de todo lo que te esclaviza. Libre como un hijo e hija de Dios».

El primado mantuvo después un diálogo a la distancia con los peregrinos. Ni la Policía bonaerense ni las autoridades religiosas informaron la cantidad de personas que participó de esta manifestación de fe popular que llevó por lema «Madre, ayúdanos a trabajar por la paz», aunque estimaron que por las condiciones climáticas fue menor a la del año pasado, que fue»récord histórico» con 2,5 millones de peregrinos por efecto de la elección del papa Francisco .

A las 6.45 llegó a Luján el grupo con la «imagen cabecera» de la Virgen que salió ayer al mediodía del santuario de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers.