Cambios en el Ministerio de Seguridad de la Provincia

 

LA PLATA-  El gobernador Daniel Scioli anunció ayer  el desdoblamiento del Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia, con lo que quedará la primera de esas carteras en manos de su actual titular, Ricardo Casal, y la segunda -que controlará a la policía bonaerense- a cargo del actual intendente de Ezeiza, Alejandro Granados.

“Estamos readecuando, en función de las necesidades operativas, la organización y administración de Justicia y Seguridad, y resolví que serán dos ministerios”, anunció Scioli luego de encabezar un acto de entrega de patrulleros en el partido bonaerense de Berazategui, junto al intendente local Juan Patricio Mussi.

El gobernador dijo que para hacerse cargo del ministerio de Seguridad convocó al intendente de Ezeiza, Alejandro Granados “a partir de su experiencia y para que complementen el trabajo” con Ricardo Casal que quedará al frente de la cartera de Justicia.

Aclaró que enviará en los próximos días el proyecto de división de ministerios a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires “para lo que espero el respaldo correspondiente”.

Agregó que a Casal le pidió que “con toda su experiencia concentre su capacidad y trabajo en el Ministerio de Justicia, con la necesidad que tenemos de implementar la policía judicial, el juicio por jurados, la autonomía de la defensa y la descentralización del Tribunal de Casación”, entre otras iniciativas.

“Tenemos la responsabilidad desde los tres poderes del Estado de articular por la Seguridad. Casal es un hombre muy respetado en el poder judicial por lo que, trabajando con los fiscales y los jueces, va a lograr los avances que necesitamos en estos momentos”, graficó.

Scioli agradeció a Casal su “vocación de servicio” y pidió la mayor colaboración y acompañamiento, y estar más unidos que nunca para combatir el flagelo de la inseguridad”.

En tanto, Casal, que dejará la cartera de Seguridad para pasar a Justicia, aseguró que Scioli le pidió que se concentre “en la puesta en marcha de reformas estructurales como juicio por jurados que lleva 157 años de demora y que este gobernador lo promovió y cuya ley está a punto de ser sancionada”.

También mencionó a la Policía Judicial “demandada históricamente” y a “todos los órganos que nos indica el gobernador para que la justicia este cerca de la gente, a la vuelta de la casa de cada vecino en toda la provincia de Buenos Aires”.

Casal se había desempeñado como ministro de Justicia durante el mandato del gobernador Daniel Scioli hasta que el 19 de mayo de 2010, cuando por la ley 14.131 se unificó esa cartera con la de Seguridad y pasó a ocupar la titularidad del nuevo ministerio.

En ese momento, Casal reemplazó a Carlos Stornelli que se había desempeñado como ministro de Seguridad desde la asunción de Scioli en el 2007.

Apenas difundida la noticia, Granados dijo que la Provincia «necesita la policía en la calle» y prometió trabajar «codo a codo» con los intendentes. Sin embargo, aclaró: «Soy intendente, no soy Coperfield» y parafraseó al Papa. «Como dijo Francisco, recen por mí», sostuvo Granados.

En declaraciones televisivas, el actual jefe comunal de Ezeiza reconoció que la inseguridad «no es una sensación» y recordó que él mismo fue víctima de delincuentes. «Yo fui víctima de la inseguridad, tuve ladrones dentro de mi casa, eso no fue ninguna sensación», rememoró Granados.

El flamante ministro dijo que se sentía «muy cómodo como intendente», tras 18 años de gestión. «En Ezeiza lanzamos hace 10 años el programa de seguridad», afirmó y consideró que será «lindo trabajar» con el resto de los intendentes.

Por otro lado, elogió a Casal y evitó referirse a la polémica por la baja de la imputabilidad de los menores, avivada hoy por un proyecto que presentará el candidato kirchnerista a diputado, Martín Insaurralde.

En ese sentido, afirmó que la problemática estará dentro de la órbita de Casal, en el Ministerio de Justicia.

A su vez  el ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, aseguró  que hará «mucho ruido» la futura gestión en el área de Seguridad de Alejandro Granados, actual intendente de Ezeiza, y sostuvo que el desdoblamiento de la cartera no tiene «ningún interés electoral».

Según dijo Casal a una radio capitalina, Granados, durante sus 18 años como intendente de Ezeiza, se consolidó como «un pionero en una estrategia de prevención de la seguridad ciudadana» y afirmó que el gobernador Daniel Scioli «hace los cambios cuando los tiene que hacer».

Ayer, Scioli anunció el desdoblamiento del ministerio de Justicia y Seguridad en dos nuevas carteras, en medio de la campaña electoral en la que el kirchnerismo admitió por primera vez y en reiteradas manifestaciones, el problema de la inseguridad.

«Tenemos mucha confianza no sólo en Granados sino en las decisiones del Gobernador, que siempre están mirando a la gente y sin ningún interés ni electoral, ni de campaña, ni de votos porque él está por encima de esas cosas», prosiguió el funcionario.

Según Casal, «el gobernador gestiona día a día la seguridad y con acciones, no está delineando una campaña electoral de seguridad. De lo contrario, sería efímero. Es una estrategia que viene llevando, hace los cambios cuando los tiene que hacer».

«Ve una figura de un intendente que fue un pionero en una estrategia de seguridad ciudadana y de prevención en un momento importante en el que tiene que poner en marcha reformas estructurales que hizo en la Justicia», prosiguió.

Agregó que Scioli «toma estos desafíos, hace los cambios que tiene que hacer, y siempre propositivo, para mejorar, para dar más institucionalidad, dar más trabajo y estar más cerca de las necesidades ciudadanas, que es lo que le corresponde a todo gobierno».

«El gobernador ha asumido su representación popular, su mandato, en la última elección con el 55 por ciento de los votos, con una estrategia muy clara y haciendo ruido con ritmo, no desacompasado ni molesto, golpeando donde hay que golpear, golpeando en la droga», evaluó.

Respecto de Granados, añadió que, desde la intendencia de Ezeiza, «tenía un grado de excelencia entre la intervención policial y judicial enorme, porque ya tenía una fiscalía descentralizada».

«Granados va a hacer mucho ruido. Va a hacer un ruido con ritmo, un sonido agradable para la ciudadanía. Es un intendente con una experiencia enorme, una experiencia en gestión de seguridad municipal más que interesante y muy exitosa», aseguró.