Principio de acuerdo de los choferes del 60

BUENOS AIRES- (Infojus Noticias) Los delegados de los choferes de la línea de colectivos 60 llegaron ayer a un principio de acuerdo que deberán refrendar en asambleas para superar el conflicto que, en reclamo de 53 despidos, los enfrenta desde hace 41 días con la empresa Monsa, del grupo DOTA, propietaria de las unidades de transporte.

«Se llegó a un principio de acuerdo, se firmó un acta con una serie de medidas y ahora los trabajadores la tratarán en asambleas», dijo a Infojus Noticias un vocero de la cartera laboral. El acuerdo, al que arribaron luego de cuatro horas de negociación entre los delgados, el gremio de UTA y directivos de Monsa, consiste en la reincorporación de los 53 despedidos, la garantía del uso de licencia gremial, el pago de un anticipo salarial en dos cuotas y el cobro de las asignaciones familiares.

Esos puntos se implementarán en el marco de una conciliación obligatoria por diez días hábiles que dictó el Ministerio de Trabajo que además dispuso la normalización del servicio a partir de mañana. Los delegados, si bien se mostraron predispuestos al acuerdo, anunciaron que deberán someterlo a consideración del resto de los trabajadores en una asamblea.

El ministro de Trabajo Carlos Tomada y la secretaría de Trabajo Noemí Rial recibieron por separado a cada una de las partes y llegaron a esta propuesta elaborada por la cartera laboral. La línea 60, que une Constitución con Tigre y también con Escobar, transporta a 250.000 pasajeros todos los días pero desde el 23 de junio los colectivos dejaron de salir a la calle por 53 despidos con la empresa Monsa.

Los trabajadores denunciaron un «lock out» patronal al impedirles sacar los colectivos a la calle sin cobrar boleto, mientras que la empresa aseguró que los choferes habían «usurpado las terminales» y que los colectivos que salían a la calle «no reunían las mínimas condiciones de seguridad». En el medio hubo una medida de conciliación obligatoria que no fue acatada por las partes al no retrotraerse el conflicto a su inicio y medidas judiciales que impidieron a los trabajadores sacar los colectivos.

Los choferes cortaron varias veces la autopista Panamericana a lo largo de los 41 días, tanto a la altura de Tigre como de Ingeniero Maschwitz, y en una de las protestas e produjeron incidentes con Gendarmería en los que hubo heridos y detenidos.