Se cumple el quinto día de paro de micros de larga distancia

BUENOS AIRES- El paro de choferes de micros de larga distancia entró hoy en su quinto día pese a la decisión del gobierno nacional de resolver un aumento salarial del 23% para los trabajadores y comenzar a sancionar a las empresas.
La medida de fuerza la lleva a cabo desde el jueves pasado la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y afecta a miles de personas.
Ayer, el Gobierno denunció que existe «complicidad» entre sindicalistas de la UTA y empresarios para mantener la protesta.
«No quiero pensar que hay complicidad entre empresarios y algunos dirigentes sindicales para volver al sistema de subsidios», expresó ayer el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien remarcó que «no se entiende que siga el paro de la UTA si el Ministerio de Trabajo y del Interior resolvieron ayer (por el sábado) un aumento salarial del 23 por ciento».
En el mismo sentido, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, sostuvo que «está claro que la UTA está de acuerdo con el sector empresario y que la situación permite que la patronal se escude en el paro para no otorgar el incremento salarial y además poder presionar al gobierno en función de volver a los subsidios».
Carlos Tomada, confirmó que recibirá a las partes a partir de las 9 de la mañana en un encuentro del que también participarán representantes de la Secretaría de Transporte de la Nación.
Por su parte, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) aplicó sanciones a 130 empresas que durante estos días no ofrecieron el servicio de transporte de larga distancia.
El interventor de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), Ariel Franetovich, aseguró hoy que el conflicto que paraliza desde hace cinco días el transporte de larga distancia «ha dejado de ser un paro» para transformarse en un «lock out patronal».
«Esto ha dejado de ser un paro desde el mismo momento en que el viernes a última hora se agotó la vía administrativa y se dispuso un 23% (de aumento salarial) desde el Ministerio de Trabajo», explicó el funcionario en declaraciones a la radio La Red, al tiempo que consignó que, desde la CNRT, están haciendo «todas las constataciones» para evaluar la posibilidad de «proponer la caducidad de los permisos» a las empresas que no
levanten la medida de fuerza
Mientras tanto, cientos de personas permanecen en la terminal porteña de Retiro a la espera de una resolución del conflicto.
Pese a que el Gobierno dispuso un aumento del 23% desde el 1 de abril hasta fines de diciembre, los choferes de micros de larga distancia nucleados en la UTA mantienen la huelga ya que los empresarios sostienen que será de «imposible cumplimiento» la resolución firmada por las carteras de Trabajo e Interior.