Especialistas de derecho y políticos tildan de oportunista a Massa por sus declaraciones sobre la Reforma Penal

BUENOS AIRES- Penalistas, dirigentes y legisladores opositores consideraron «oportunista» al líder del Frente Renovador (FR), Sergio Massa, por sus cuestionamientos al anteproyecto de reforma del Código Penal, que el oficialismo impulsará este año en el Congreso Nacional.
La postura de Massa, quien en los últimos días lanzó una embestida contra la iniciativa consensuada entre juristas y representantes de todos los partidos políticos, siguió cosechando hoy críticas contundentes de parte de la dirigencia.
El coordinador de la Comisión de Reforma del Código Penal, Roberto Carlés, acusó a Massa de «mentir de forma descarada a la opinión pública por cinco minutos de espacio en los medios».
«Las críticas que hemos escuchado en estos días parecerían demostrar que (Massa) no ha leído el proyecto. Ha demostrado un desconocimiento total de lo que es nuestra propuesta», indicó el doctor en Derecho Penal en diálogo con Radio Nacional.
Carlés señaló además que las críticas del líder del Frente Renovador «son slogans publicitarios que no se corresponden con la realidad del texto. Massa ha hablado que de 8 a 10 delitos serán excarcelables y en realidad la excarcelación es materia de los Códigos de Procedimiento y no se regulan con el Código de fondo», ejemplificó.
En tanto el penalista y diputado nacional por la UCR, Manuel Garrido, cuestionó a Massa y lo encuadró entre los que «se candidatean a Presidente y nos les interesa discutir el contenido del código, sino generar la idea de que la inseguridad está atada a la legislación penal» para «buscar una suerte de miedo».
Massa «está engañando a la gente diciéndole que la inseguridad depende de la legislación penal», afirmó el ex fiscal, en declaraciones a Radio Continental, y lamentó que «en lugar de buscar un debate amplio», se incurre en una suerte de «campaña electoral».
«Veo que en cinco minutos salen a decir que el Código no sirve, que favorece la impunidad; no sé qué curso de lectura veloz hicieron para salir a opinar tan livianamente del proyecto», ironizó Garrido.
En la misma sintonía, el constitucionalista y ex diputado radical Ricardo Gil Lavedra volvió a cruzar hoy a Massa, a quien endilgó cierta «demagogia oportunista» y opinó que el ex intendente de Tigre «no quiere discutir el proyecto sino hacer política con el tema», que además «utiliza para mostrarse preocupado en la seguridad de la gente».
En declaraciones a radio El Mundo, Gil Lavedra, ex miembro de la comisión encargada de elaborar el anteproyecto, defendió el trabajo realizado durante año y medio y aseguró que el texto es «muy superador a lo existente», alcanzado con el «máximo de acuerdo posible».
Tanto Garrido como Gil Lavedra, al igual que otros juristas que participaron de la redacción de la iniciativa, reivindicaron en los últimos días el perfil técnico de la labor realizada en comisión.
Según anunció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su discurso inaugural del período de sesiones ordinarias, la reforma será remitida en breve al Congreso, una vez que el Ejecutivo termine de analizar el anteproyecto.
Ese texto fue elaborado por una comisión integrada por el Ministerio de Justicia, el juez de la Corte Raúl Zaffaroni; los legisladores de la oposición Federico Pinedo, Ricardo Gil Lavedra y María Elena Barbagelata; y el ex juez León Arslanián.
Otro radical que se pronunció a favor de la reforma al código fue el diputado nacional Oscar Aguad (UCR), para quien la legislación penal actual «es un acumulado de inconsistencias».
«Hoy no tenemos código, así que cualquier esfuerzo por mejorar esa norma es bueno. Lo que pasa es que el debate se da sobre las penas: se pueden modificar, agrandar, achicar pero el código tiene una dogmática que es el fondo de la cuestión, lo que debiéramos empezar a discutir a partir de que el borrador pase al Congreso», aseguró Aguad.
Con todo, en declaraciones a radio Mitre, el cordobés pronosticó que la apertura del debate en el Congreso podría convertirse «en un instrumento de pelea política» y puso como ejemplo la propuesta de Massa «que dice que hay que hacer un plebiscito».
«La discusión que plantea Massa es extemporánea y más bien orientada a obtener un rédito político atemorizando a la población», sentenció Arslanián, ex presidente de la Cámara Federal durante el Juicio a las Juntas Militares, en diálogo con Tiempo Argentino.
En tanto, el diputado nacional del Frente Progresista Hermes Binner también sumó su apoyo a la reforma y dijo que «no hay ninguna duda» de la necesidad de esos cambios, aunque cuestionó el «populismo penal» generado en torno al «tema de subas y bajas de penas».
Incluso, en una entrevista con radio Del Plata, Binner juzgó también «sumamente auspicio» que el anteproyecto contemple la inclusión de «delitos vinculados con el medio ambiente y ciertos delitos laborales».
El santafesino cargó contra el «oportunismo» y el «populismo penal» presente en el debate público, generado en torno al «tema de subas y bajas de penas» y sostuvo que «rememora el proceso que desató la (llamada) `Ley Blumberg`», cuando el Congreso aprobó el endurecimiento de penas tras el secuestro y asesinato del joven Axel Blumberg, en el 2004.
El fiscal federal Alejandro Alagia desestimó también las críticas al anteproyecto efectuadas por Massa y remarcó que éste «no regula las excarcelaciones».
En declaraciones a radio Vorterix, Alagia aseguró que con la reforma «se aumentan más penas de las que se rebajan» y que con las modificaciones «se trata de racionalizar el uso de las penas», como en el caso del secuestro y del homicidio de la víctima.
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, pidió hoy a la oposición que no haga «oportunismo político» con el anteproyecto y dijo que esa iniciativa se discutirá en el Congreso a través de un «sistema amplio de participación y debate».
Finalmente el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, sostuvo que Massa hace «gala de un oportunismo repudiable» y «repugnante».