De Vido desde China aseguró que los acuerdos con ese país «son inversiones genuinas para la Argentina»

CHINA- El ministro de Planificación, Julio De Vido, desmintió, a través de un comunicado, que en los acuerdos firmados con China se brinden «facilidades» y que se pueda «traer mano de obra de Pekín», como afirmaron algunos medios de comunicación.

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, desmintió  que en los acuerdos que se han firmado con la República Popular China se brinden «facilidades» e incluso que se pueda «traer mano de obra de Pekín». El funcionario nacional destacó que son inversiones genuinas para la Argentina.

De esta manera, el ministro salió al cruce desde Beijing, donde forma parte de la comitiva que acompaña a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el país asiático, de un artículo publicado hoy en la portada del diario La Nación.

La jefa del Estado había destacado en Beijing «la participación del empresariado nacional en estos desarrollos conjuntos» con China.

«Parece que el enviado del diario estuvo en Tokio o en Sydney porque brinda información falsa y malintencionada. En ningún caso los convenios firmados con China plantean facilidades o ventajas diferentes de las que nuestro país en forma soberana como nación libre y establece con otros pueblos del mundo con un espíritu amistoso, cooperativo y de beneficio mutuo», dijo el ministro, en un comunicado del Ministerio de Planificación.

De Vido precisó: «No son como la compra de empresas públicas a precio vil durante la década de 90, pagando el 23 por ciento del valor del patrimonio público que con tanto esfuerzo juntamos los argentinos, que para la para La Nación eran un ejemplo de inversiones».

En este sentido, el funcionario aseguró: «Estos acuerdos son muy beneficiosos para nuestro país al incluir el financiamiento del  100 por ciento de importantes obras de infraestructura, con una fuerte participación de empresas nacionales como socias de los proyectos con al menos un 50 por ciento, como es el caso de las represas Néstor Kirchner-Jorge Cepernic, cuyo inicio de obra se firmó anoche e implica una inversión de 4714 millones de dólares».

El ministro indicó que, en la cuarta central nuclear (Atucha III), “el acuerdo prevé una participación nacional del  70 por ciento de los insumos, mientras que el 30 por ciento restante no es personal,  si no piezas que por su especificidad no hay escala para desarrollar una sola en Argentina, siendo Nucleoelectrica Argentina (NASA) el arquitecto, constructor y operador de la futura central”.

“En el caso de la quinta central, la primera de uranio enriquecido de nuestro país y primero de Latinoamérica, también NASA, que es del Estado Argentino, será el constructor, con la supervisión de la Comisión Nacional de Energía Atómica y de la Autoridad Regulatoria Nuclear, con tecnología provista por los chinos, que nos permitirá exportarla a otros países de la region», dijo.

En tal sentido, De Vido remarcó que “es completamente falso que exista un régimen especial en cuanto a los trabajadores y la participación de extranjeros sea mínima,  infinitamente menor técnicos que cuando se hicieron Atucha I o Embalse» y destacó que en los proyectos nucleares “el financiamiento tiene una tasa del 3,5 por ciento, si el diario sabe donde conseguirlo que diga dónde y además le pague los aportes a los trabajadores que no son chinos sino argentinos».

Por último, el ministro adelanto que la próxima semana mantendrá un encuentro con la Unión Obrera Metalúrgica, la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina y  con la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra),  para explicar el gran impacto que tendrán los acuerdos nucleares.