Protocolo de uso de armas: defensores y detractores

    El famoso protocolo de Patricia Bullrich sigue alimentando todo tipo de declaraciones de políticos, especialistas y opinólogos.
    En las últimas horas muchos fueron los que se mostraron en contra, otros a favor en tanto se cree que el gobierno apura encuestas para saber si este tema le traería votos a favor o en contra.
    El regreso de Lilita
    Lilita apuntó duramente contra el reglamento que permite a las fuerzas de seguridad poder disparar sin dar la voz de alto y aseguró que “viola los Derechos Humanos fundamentales”. Sostuvo que a Patricia Bullrich “se le va la mano” y avisó que la Coalición Cívica “no va a ir al fascismo”.
    Elisa Carrió recupera la centralidad de la política argentina después de estar “guardada” durante el último mes donde el Gobierno intentó dejar de lado sus problemas internos para enfocarse en la cumbre del G20. Pero con la vuelta a la rutina diaria, la diputada nacional destrozó el nuevo protocolo formulado por la ministro de Seguridad para las fuerzas.
    “La reglamentación para fuerzas de seguridad dictada por la ministró Bullrich viola los Derechos humanos fundamentales. Nosotros no vamos a ir al fascismo”, enfatizó Carrió en su cuenta de Twitter pero aclaró que “esto no significa que la Policia no tenga el poder para mantener el orden, pero a la ministro se le va la mano”.
    Elisa Lilita Carrió
    @elisacarrio
    A los que se enojan conmigo por mi posición en seguridad les digo, el día que maten a un hijo solo por tener pelo largo o ser morocho se van a acordar de mí.

    La aliada de Mauricio Macri en 2015 para formar Cambiemos dejó en claro que no le importa “lo que opine el Presidente” porque sostiene “lo mismo que decimos desde hace 25 años”. En su descargo, Carrió no dejó pasar el fallo de la Corte Suprema sobre el beneficio del 2×1 para los represores y bancó el fallo del presidente de la Corte Suprema Carlos Rosenkrantz.
    @elisacarrio
    Los Derechos humanos son de todos los ciudadanos y, en especial, se aplican ante la comisión de un delito. Las normas internacionales deben aplicarse. Es correcto el fallo de Rosenkrantz.
    Un jefe de Policía que se animó a dar su visión sobre el protocolo
    La autoridad policial de uno de las 23 provincias argentinas se mostró contrario a las medidas que pidió implementar la ministra de Seguridad y argumentó fuertemente sobre las violaciones que supone a los derechos humanos y al correcto accionar de los efectivos.
    Se trata del jefe de la policía provincial de La Pampa, Roberto Ayala, quien adelantó el rechazo de parte de la fuerza pampeana a la implementación de las polémicas y peligros conductas que propone la nueva ‘doctrina Bullrich’.
    Ayala reconoció que rechazaron el pedido de las fuerzas nacionales para sumarse a este nuevo reglamento: “Nación nos consultó si vamos a adherir. No lo vamos a hacer. Nosotros no enseñamos a nuestros policías a disparar por la espalda”, dijo el comisario a Diario Textual.
    “El uso del arma no es que esté prohibida en la Policía. De hecho le damos un arma. Solo establecemos que se puede usar pero en sentido racional: preservar la vida por sobre todos los casos”, manifestó según su conocimiento de la legislación provincial y en el Código Penal.
    “Lo que hizo Nación es un reglamento que se ha implementado para el uso de las armas de fuego en las fuerzas federales”, aclaró el funcionario policial y se refirió a la Norma Jurídica de 1981, que “establece el uso de la fuerza y la facultad que tiene el policía de esgrimir y emplear el arma de fuego”.
    Ayala describió además el propio protocolo de intervención operativo que rige a la fuerza de su provincia: “El policía puede hacer uso de su arma de fuego en lo que se contempla como legítima defensa. Para eso es el arma de fuego que se le entrega al policía”, explicitó.
    “Estamos en total desacuerdo en algunos aspectos que no se condicen con nuestra norma: por ejemplo, el que indica que se puede efectuar un disparo o hacer uso de arma de fuego en caso de que se dé a la fuga. Nosotros, insisto, podemos usar el arma en caso de que haya un riesgo inminente para sí o para terceros. Pero no para fuga. Y mucho menos disparar por la espalda o disparar cuando no lleva un arma”, dijo al medio pampeano.
    “Hace unos días, el Grupo Especial de Operaciones (GEO) tuvo una intervención en Santa Rosa, donde dos de ellos fueron anulados por disparos de arma de fuego y los tres restantes se reagruparon, irrumpieron en la habitación y, al advertir que el morador había descartado el arma, no hizo falta usar sus armas. Esto es lo rescatable y lo que hay que debe prevalecer. Siempre resguardar la vida. Es verdad que esa persona hirió gravemente a dos policías, pero resalto el accionar de ese personal que tuvo la templanza necesaria de no efectuar disparos”, relató Ayala una situación cotidiana, en claro contraste con las fábulas típicas de series televisivas que enuncia la titular de la cartera nacional de Seguridad.
    Los dichos de una especialista de la justicia
    Graciana Peñafort explicó los verdaderos alcances del protocolo de uso de armas de Bullrich
    La abogada peronista Graciana Peñafort usó una vez mas su cuenta de twitter para poner blanco sobre negro acerca de los verdaderos alcances de la resolución del Ministerio de Seguridad sobre el uso de armas.
    Si bien la abogada aclaró que a priori no corresponde hacer una denuncia penal al respecto si avaló el pedido de inconstitucionalidad, tal como ya sucedió en la Ciudad de Buenos Aires y que fuera dictado por el juez Gallardo.
    1. Para que sepan todos, una resolución del Ministerio de Seguridad NO tiene la capacidad de modificar el Código Penal ni las disposiciones del sistema internacional de Derechos Humanos.

    2. Asi que los miembros de las fuerzas de seguridad que pretendan ampararse en esa resolución no podrán invocarla en el proceso penal. Seguirá rigiendo el art. 34 del Código Penal
    3. Y los “Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley” de Naciones Unidas. disponible en https://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/UseOfForceAndFirearms.aspx … El sistema de jerarquia de las normas NO se deroga por una Resolución
    4. Debemos informar. Enojarnos y putear no salva vidas. Darnos por vencidos tampoco

    Los dichos de Garavano
    El ministro de Justicia, Germán Garavano, encontró un eufemismo para justificar la legalización del gatillo fácil impulsada por el gobierno de Cambiemos y, de paso, salió a responder las críticas que su rival Elisa Carrió le hizo a esa iniciativa. Dijo que la resolución que habilita a la policía disparar sin más se trata se trata de la aplicación de la “mano justa” y que, por ende, “no debiera ser considerada violatoria de los derechos humanos”.
    La categoría de “mano justa” es una combinación que hace el ministro entre la “mano dura” y la “justicia por mano propia”. La primera es la que se le cuestiona a la política del Ministerio de Seguridad y la segunda es la que interpreta que el castigo a un delincuente por fuera de la vía legal es un acto de justicia.
    “Definitivamente la mano justa es más dura de lo que vino siendo los últimos diez años, donde cuando uno analiza el crecimiento del delito y el narcotráfico se ven respuestas muy bajas”, evaluó el titular de la cartera judicial, quien dijo haber creado ese concepto años atrás junto con el ahora secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, y el ex funcionario porteño Diego Gorgal. “Estamos convencidos de que ese es el camino”, insistió.
    En declaraciones al diario La Nación, el ministro calificó como “válida” a la opinión de la líder de la Coalición Cívica, pero la desechó al sostener que la medida impulsada por su par Patricia Bullrich “es una reglamentación de las funciones de las fuerzas de seguridad que, en su uso adecuado, no debiera ser considerada violatoria de los derechos humanos”.

    German Garavano, ministro de Justicia y Derechos Humanos
    foto de Julian Bongiovanni
    28/12/15

    Luego, para tratar de sustentar sus dichos, Garavano dijo que “Bullrich indica expresamente que (el nuevo reglamento a favor del gatillo fácil) sigue las reglamentaciones de Naciones Unidas” y apeló a un dato: “Sobre cien delitos que se cometían en nuestro país, solo uno tenía castigo”, aseguró sin citar fuente alguna.
    Por otra parte, el funcionario defendió el proyecto de ley que endurece normas contra barrabravas y consideró que la iniciativa es “un paso muy fuerte hacia adelante” y dijo que “marca un consenso que hay en la sociedad de que este tipo de conductas no pueden ser permitidas, y avanza con sanciones duras, pero adecuadas”.
    “Lo de la piedra (de la hinchada de River contra el micro con jugadores de Boca) no es la piedra en sí. Es como un ejemplo que da el tipo penal de algo que se usa como arma impropia. Lo que sanciona es al que ingrese a un estadio con algo que pueda ser utilizado como un arma”, agregó.
    De paso se la agarró con los trapitos: “La pena que menciona a los cuidacoches es la versión agravada para quien es parte de la organización delictiva y exige dinero. Es una forma de extorsión”.
    Provincias que se pronuncian en contra del protocolo
    Jujuy, Santa Fe, Río Negro, Córdoba, Entre Ríos, entre otras, rechazaron habilitar a sus fuerzas provinciales a disparar con armas de fuego a personas en fuga. “No necesitamos policía más violenta, sino más preparada”, aseguró el gobernador santafesino, Lifschitz.
    Los rechazos al nuevo reglamento de uso de armas de fuego aumentan con el correr de las horas. Entre otras disposiciones, la iniciativa del gobierno nacional permite a las fuerzas federales disparar con balas de plomo a una persona en fuga, sin siquiera tener que dar la voz de alto o identificarse como policía.
    La medida represiva que tomó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, está en vigencia desde el lunes pasado a través de la resolución 956/2018 que se publicó en el Boletín Oficial. Si bien aún no ha habido un pedido oficial del gobierno central a las provincias para que adhieran a sus policías al protocolo, varios funcionarios de todo el país ya manifestaron su desaprobación.
    La indignación de Santilli en la ciudad
    El vicejefe de Gobierno porteño, insólitamente también a cargo del Ministerio de Seguridad, Diego Santilli, reaccionó vehementemente al cuestionar al juez Roberto Gallardo, quien declaró “inconstitucional e inaplicable” el protocolo del gatillo fácil, o como es nombrado desde el Gobierno, “de uso de armas de fuego para las fuerzas federales”.
    “No sé por qué un juez de la Ciudad se mete en un reglamento federal, la verdad que no entiendo, dice que es inconstitucional y nosotros estamos cumpliendo una ley”, disparó un Santilli enfurecido en declaraciones radiales.
    No conforme con eso, dijo que “habría que preguntar por qué un juez de la Ciudad se mete en un reglamento federal declarándolo inconstitucional”, y se animó a decir que “todo reglamento, bienvenido sea”.
    El juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteño Roberto Gallardo declaró inconstitucional e inaplicable en el territorio de la Ciudad de Buenos Aires al polémico protocolo de gatillo fácil impulsado por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.
    “Nosotros adherimos en el marco de todo aquello que les sirva a los vecinos y a los ciudadanos para que vivan en paz”, sostuvo Santilli.
    “Nosotros tenemos una ley que no podemos desconocer en la Ciudad, que habilita la voz de alto del policía, en qué momento tiene que usar el arma en el marco de protección, y está bajo las normas de Naciones Unidas, pero es difusa en términos de armas no letales”, disparó.
    Por su parte, el secretario de Seguridad porteño, Marcelo DAlessandro, dijo, “existen elementos disuasivos, como el gas pimienta o los gases lacrimógenos, entre otros, que se pueden utilizar”.
    Apoyó el protocolo de Bullrich, pero tuvo que aclarar que “ningún protocolo permitiría que un policía dispare en medio de una gran aglomeración de gente o en lugares muy transitados”.
    “Ayer estuve reunido con la ministra Bullrich y eso lo tiene bien en claro”, dijo.
    “Cuando hay gran aglomeración de gente, el policía no puede disparar. Está prohibido disparar en las manifestaciones, tampoco en Cabildo y Juramento o en Corrientes y Libertad” (sic), dijo el funcionario en insólitas declaraciones.
    Dijo que el policía “está capacitado” para decidir cuándo disparar y cuándo no. Más tarde consideró que es “un problema” que “la gran mayoría de fiscales” le adjudican “exceso en la legítima defensa” y lo dejan detenido.
    “No estamos en contra que se realicen las pericias, pero no se puede invertir la carga de la prueba cada vez que el policía actúa porque entonces siempre corren en desventaja con los delincuentes”, dijo el funcionario.

    DEJA UNA RESPUESTA