Aprueban nuevas normas de control interno para el sector público

BUENOS AIRES- El Gobierno nacional aprobó las nuevas Normas Generales de Control Interno para el Sector Público Nacional, que abarcan a todas las jurisdicciones del Poder Ejecutivo Nacional, universidades y sociedades en las que el Estado tiene participación.

El documento elaborado por la Sindicatura General de la Nación (Sigen), órgano rector del sistema de control interno, reemplaza a las normas que estaban vigentes desde 1998. “Se incorporan más y mejores controles, lo que nos ubica a nivel mundial entre los cuatro países más avanzados en materia de control”, explicó el síndico general de la Nación, Daniel Reposo.

En diálogo con Télam, el funcionario agregó que la actualización de las normas se realizó sobre la base de las recomendaciones del Commitee of Sponsoring Organizations of the Treadway Commision, el modelo de referencia internacional para diseñar, implementar y desarrollar el control interno y evaluar su efectividad.

Reposo destacó que la Argentina se suma, en este sentido, a la modernización de normas ya dispuesta en Canadá, Dinamarca y Finlandia. “La Sigen participa en el mismo momento en que se produce una decisión, y realiza el seguimiento y monitoreo de cada gestión en el tiempo oportuno para hacer las correcciones pertinentes”, señaló el funcionario.

Agregó que las nuevas normas hacen especial hincapié en la rendición de cuentas: “El esquema ya estaba previsto, pero lo hemos fortalecido y cada funcionario, al terminar una gestión, tiene que seguir un proceso con nuevos controles”.

La optimización del sistema recoge los “avances madurativos que se han ido alcanzando paulatinamente en la gestión pública, y los cambios tecnológicos asociados al los tiempos actuales”.

Las nuevas Normas Generales de Control destacan en forma específica “el incremento de los servicios prestados por empresas y sociedades con capital público; las mayores exigencias en las regulaciones; y las políticas que apuntan al monitoreo de objetivos y medición de resultados”.

Reposo destacó que la actualización -aprobada mediante la resolución 172 de la Sigen que se publica en el Boletín Oficial- receptó las sugerencias realizadas durante el proceso de consulta con distintos organismos, entre ellos la Auditoría General de la Nación.

“El proceso abarca el control de gestión y legalidad, la administración y las finanzas, y tiende a detectar los problemas para poder revertirlos; es decir, no se generan autopsias sino correcciones oportunas”, dijo el titular de la Sigen.

Para Reposo, la actual es “la etapa más promisoria en materia de control, ya que antes se hacía en forma posterior y ahora es concomitante, y el país es el único en el mundo que cuenta con una Red Federal, que incluye a 50 organismos, entre ellos a todas las provincias y un conjunto de municipios”.

“Hasta 2004 había apenas 300 personas para controlar 184 organismos, porque se devastó a los entes de control con retiros voluntarios y se minimizó en cada organismo la planta de personal”, recordó Reposo. Hoy, comparó, “se fueron incorporando especialistas por concurso, la Sigen cuenta con 600 expertos y todo el sistema de control, con las Unidades de Auditoría Interna incluidas, suma más de 3.200 personas”.

También, resaltó Reposo, se desarrolló un proceso de mejora continua y se impulsó la capacitación: ya egresaron 26 mil expertos del Instituto Superior de Control del Sector Público (ISCGP).

El funcionario ponderó las nuevas metodologías incorporadas, que permiten medir el impacto que producen las políticas públicas y realizar el seguimiento de cada programa con su respectiva rendición. El titular de la Sigen puso como ejemplo la sistematización del monitoreo de los diversos planes de inclusión social, para lo cual se visitan unas 600 localidades cada año y se subsanan de inmediato los eventuales errores localizados.