Solidaridad para el Materno Infantil

La Escuela Especial Hurlingham de Recuperación e Integración que brinda integración escolar y laboral con servicio pedagógico para niños y jóvenes con dificultades de aprendizaje, estableció una red junto con ACIPH (Asociación de Comerciantes, Industriales y Profesionales de Hurlingham).

La entidad empresaria provee los insumos con los que los alumnos fabrican juegos de sábanas, colchones y ajuares de bebés que donan al Hospital Materno Infantil municipal.

El proyecto solidario «Nosotros también podemos dar» nació hace 11 años con el objetivo de cubrir necesidades de la sociedad como en su momento fue la inundación de Santa Fé, luego se acercaron al Hospital de Niños y más tarde al Hospital Posadas para donar juguetes y material didáctico que se fabrica desde el taller de carpintería artesanal para chicos que tienen internaciones prolongadas como es por ejemplo el área de oncología pediátrica. «Los chicos aprenden un oficio pero el resultado de este aprendizaje se dona y desde el taller de comercialización y administración aprenden a manejar por ejemplo un emprendimiento propio», cuenta Graciela Di Maio, directora del establecimiento.

La escuela, que alberga a más de 200 alumnos en sus niveles inicial, primario, secundario y formación laboral, forma alumnos en las Salidas Laborales de: auxiliar de biblioteca, auxiliar de servicio administrativo, de cocina, maestranza, fotocopiado, comercio, jardinería y vivero, carpintería arte-sanal y juguetería; cadetería y confección.

Realiza un entrenamiento laboral dentro de la institución a través de pasantías internas y para los alumnos que tienen un desarrollo de aprendizaje más avanzado y que cuentan con el apoyo de la familia, realizan pasan-tías externas en puestos competitivos de trabajo y desarrollo de micro emprendimientos.

A partir de la red que hoy tienen con ACIPH, los alumnos de confección cubren la necesidad planteada por el Materno Infantil, de proveer a las mamás más humildes que se atienden en el hospital San Bernardino, de ajuares para sus bebés, de colchones y sábanas para los días de internación dentro de la maternidad. «A partir de estas necesidades la escuela cambió el eje: hoy se centra en un aprendizaje de servicio, donando la mayor parte de lo que se confecciona», concluyó Di Maio •