Después de meses de caída del consumo el gobierno conforma una mesa de expertos para  intentar frenarlo  

Aviso publicitario
banner moron

CAPITAL FEDERAL- Los encuentros son liderados por el secretario de Comercio Miguel Braun.

Ya hubo más de una reunión en el último mes y medio. Y hay nuevos encuentros previstos hacia delante. Con el foco puesto en el consumo, el Gobierno armó una mesa de especialistas del sector privado para seguir de cerca los números que, dentro del monitor de indicadores que sigue mes a mes, todavía no arrojan los «brotes verdes» proyectados.

La economía crece -aunque no tanto como se esperaba- y la inflación cede -pero tampoco al ritmo previsto-, y a este panorama se suma un consumo en los hogares que todavía no repunta. Para comprender a fondo qué está sucediendo, el secretario de Comercio, Miguel Braun, convocó a un grupo de consultoras privadas, de representantes de universidades y economistas independientes para que se sienten a una mesa, compartan los números que siguen cada uno y den su perspectiva sobre lo que está ocurriendo.

Puertas adentro, este denominado «Consejo del Consumo» está compuesto, entre otros, por representantes de las consultoras que tienen de clientes a grandes supermercados y comercios, como Nielsen, la Consultora W, Kantar Worldpanel, Scentia y GFK.

Como sucede con la economía a nivel macro, el consumo no reacciona de la misma forma en todos los sectores.

Los datos oficiales dan cuenta de ventas en supermercados y shoppings que crecen por debajo de la inflación, mientras que las consultoras privadas acercan sus números con caídas que llegaron al 7% en períodos del primer semestre. El Gobierno cree que hay una baja sobreestimada en estos indicadores, porque no consideran el crecimiento del canal de comercio electrónico, la suba del consumo en los comercios mayoristas y las compras de los argentinos en países limítrofes como Chile.

 “Los sectores de menores ingresos son los que están resignando consumo. Ahí se ve la mayor tensión”.

«Cada consultora puede estar midiendo distintas variables, pero el punto en común es que la caída existe», sentenció otro de los asistentes, quien subrayó que esos tres factores son «mínimos» en comparación al mercado interno, y tampoco explican lo que sucede a todos los consumidores. Y agregó: «La suba en los precios de los alimentos y bebidas no cede».

Los datos positivos que hoy se ven en el consumo están asociados con una clase media alta con recursos de capital físico y humano. En cambio, los datos que arrojan signos negativos se dan en un sector de la sociedad con una alta dependencia del mercado interno y que ajustaron su consumo. «Si no se mira qué pasa en cada parte de la pirámide de ingresos no se puede entender todo el panorama», agregó otro de los participantes.

 

DEJA UNA RESPUESTA