Entregaron una pelota a Messi por campaña contra la importación del Sarampión de Brasil

El capitán de la selección argentina de fútbol, Lionel Messi, recibió  antes del encuentro con Trinidad y Tobago una pelota de manos del ministro de Salud Juan Manzur, con la que jugaron chicos de todo el país, en el marco de la campaña contra el sarampión encarada por la cartera sanitaria.

La campaña de vacunación «Copados por la Salud: sin sarampión ganamos todos», fue realizada como símbolo del compromiso para evitar la importación de esa enfermedad luego de la disputa del Mundial de Brasil, informó un comunicado del Ministerio.

Además, en el estadio «Monumental» de River Plate habrá dos carpas donde a partir de las 16.30 se vacunará contra el sarampión y la rubéola a quienes lo necesiten o vayan a viajar al Mundial, donde circulan los virus de esas enfermedades, que han sido eliminadas hace años de nuestro país.

Como despedida al seleccionado nacional y para transmitirle el compromiso de la comunidad con la salud y toda la fuerza para obtener la Copa del Mundo, autoridades del Ministerio también le entregarán a Messi una remera alusiva a la campaña de vacunación.

«Copados por la salud» empezó en abril con una jornada deportiva con niños de la localidad de Volcán, en la provincia de Jujuy, y continuó en mayo, durante la XII Semana de Vacunación en las Américas.

La campaña reunió a chicos de Purmamarca, Concordia, Puerto Madryn, Bermejo y Mendoza quienes jugaron con una misma pelota, la que hoy se entregará a Messi luego de que se la pasaran de unos a otros como símbolo de compromiso para evitar el sarampión y cuidar la salud.

Además, la cartera sanitaria vacunó al personal de los aeropuertos, de aerolíneas y puestos fronterizos con el objeto de disminuir el riesgo de importación de casos de sarampión tras el Mundial.

El sarampión fue eliminado del territorio argentino en 2000, mientras que el último caso de rubéola se registró en 2009.

Se calcula que unas 600.000 personas de todo el mundo viajarán a Brasil con motivo del Mundial de fútbol, situación que supone un riesgo de diseminación de enfermedades contagiosas.

En este sentido, 19 de los 31 países que participan de la Copa del Mundo, entre ellos el anfitrión Brasil, han reportado casos de sarampión.

En el caso de países europeos, durante 2013 se reportaron más de 30.000 casos de sarampión, neumonía y encefalitis.

«Estamos muy orgullosos de ver como todos los sectores se suman a esta campaña ya que hay un riesgo muy importante de importar la enfermedad, como sucedió con el Mundial de Sudáfrica 2010, donde hubo 17 casos importados», señaló Carla Vizzotti, responsable del  Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles  (Pronacei).