Gremio docente pide que suban los topes a las asignaciones familiares

    BUENOS AIRES- La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) advirtió  que 70 mil maestros de la provincia pagan Ganancias tras el aumento salarial, por lo que reclamó subir el mínimo no imponible y suprimir además los topes a las asignaciones familiares, en el inicio de una recolección de firmas para presentar petitorios.

    La jefa de FEB, Mirta Petrocini, dijo que «el número de docentes que paga el Impuesto a las Ganancias prácticamente se duplicó después del aumento otorgado por el gobierno bonaerense y que rige desde marzo de este año» y cuestionó «la demora del gobierno nacional en actualizar el mínimo no imponible».

    «Hemos sostenido históricamente que los trabajadores no deben pagar Ganancias, ya que su salario tiene carácter alimentario y no puede ser considerado como la renta de una empresa», indicó Petrocini.

    La docente bonaerense manifestó en un informe que difundió la Federación que «recrudeció la inquietud de maestros y profesores cuando pasaron tres meses desde el aumento -del 26 por ciento- y advierten que les siguen recortando parte de su sueldo como consecuencia de su ingreso a la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias».

    La FEB, en el marco del Frente Gremial que integra con SUTEBA, UDA, AMET y SADOP, solicitó la «convocatoria a la Comisión Técnica de Salario Familiar acordada en la paritaria» del sector el 13 de marzo.

    Asimismo, elaboró dos petitorios que serán refrendados por los docentes de la provincia, para solicitar la eliminación del pago de Impuesto a las Ganancias para los trabajadores y de los topes en las Asignaciones Familiares.

    El primero de los petitorios está dirigido al ministro de Trabajo provincial, Oscar Cuartango, en el que exigen eliminar los topes salariales establecidos a efectos de la percepción íntegra de las Asignaciones Familiares, que hoy se fija a partir de un sueldo de 5.200 pesos y hay maestros que tienen más de un cargo.

    El segundo de los reclamos exige la eliminación del Impuesto a las Ganancias para la 4ta categoría de ese gravamen, que presentarán ante la AFIP.

    Ambos petitorios fueron enviados hoy a todos los establecimientos educativos de la provincia para ser refrendados por los docentes.

    La FEB, a diferencia de otros sectores gremiales, reclama la eliminación de ese esquema impositivo, al entender que si no se suprimen «los topes en las Asignaciones y el Impuesto a las Ganancias, al aumento lo vamos a terminar financiando los docentes».

    Casi 30 mil educadores que no estaban alcanzados por este tributo comenzaron a pagar Ganancias.

    Un informe elaborado por la FEB determinó que un trabajador de la educación soltero, con un cargo de maestro de grado y además un cargo de secretario, debe abonar este gravamen a partir del primer año de antigüedad.

    Por otra parte, un docente con dos cargos de jornada simple que antes del aumento pagaba Ganancias a partir de los 17 años de antigüedad, deberán hacerlo desde los 7 años de tareas.

    Algo similar ocurre con un profesor que dicta 25 módulos en la secundaria: hasta el año pasado pagaba Ganancias a partir de los 17 años de antigüedad, ahora deberá abonar si lleva 10 años trabajando.

    «Pero además, como consecuencia de la injusticia en el régimen de Asignaciones Familiares, muchos docentes ven diluido parte o la totalidad del incremento obtenido en la última Paritaria, por dejar de percibir parte o incluso el total de la Asignación por Hijo», sostuvo.

    Las asignaciones por hijo las cobran aquellos trabajadores en relación de dependencia que perciben hasta 5.200 pesos por mes, y quienes superan esa cifra quedan fuera del régimen asistencial.