Las tortuosas revelaciones que dejó la autopsia de la niña asesinada por su madre y su padrastro

 

El informe reveló que la nena murió como consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza pero también que tenía «signos de abuso sexual de larga data», golpes previos, huellas de cinturonazos, mordeduras y signos de ataduras en tobillos y muñecas.

La autopsia al cuerpo de Bianca Godoy, la nenda de 4 años que murió el viernes pasado luego de haber sido golpeada y violada en Cañuelas reveló todo el espanto y la violencia que sufrió antes de morir.

El informe de los peritos determinó que Bianca recibió un golpe fuerte en la cabeza posiblemente mientras comía, lo que derivó en una broncoaspiración de alimento y después una asfixia, con derrame cerebral, indicó el portal Info Cañuelas.

Pero Bianca era víctima de la crueldad de quienes debían cuidarla desde mucho tiempo antes. Su cuerpo presentaba «signos de abuso sexual de larga data», golpes previos, huellas de cinturonazos, hematomas en la cabeza y hasta marcas compatibles con mordeduras. En tobillos y muñecas tenía signos de ataduras o precintos.

Su mamá, Viviana Roldán (25), y su pareja, Federico Espinosa (23), la llevaron el viernes desvanecida al hospital y dijeron que se había ahogado en una pileta, pero quedaron detenidos poco después, cuando los médicos descubrieron que Bianca tenía una serie de lesiones en el cuerpo y una herida compatible con una violación.

«No podemos creer tanta maldad. Nunca pensamos que la situación eran tan grave y no podemos creer que ella, como madre, haya dejado que le hicieran todo esto a Bianca”, aseguró la tía de la nena y hermana de Roldán. De acuerdo a su relato, el papá biológico había denunciado que la golpeaban y estaba haciendo los trámites para quedarse con la tenencia.

La mujer, Micaela Ibáñez, sostuvo que para su hermana y Espinosa «la nena era un estorbo y les molestaba».

«Desde que Viviana empezó a verse con Federico hace casi un año y medio se volvió muy mala, antes nos veíamos todo el tiempo, pero él no la dejaba juntarse con nadie de la familia y nos bloqueó de todos lados», contó.

Además, denunció que Espinosa «le hizo perder un embarazo a ella a los golpes» y que «vendía drogas», motivo por el cual se fueron a vivir lejos de la familia de Roldán: «Perdimos todo el contacto, no sabíamos dónde estaba y no vimos más a Bianca», dijo.

«Se notaba que Federico no la quería a la chiquita y que ella le tenía le tenía terror a él, tenía denuncias nuestras porque vimos cómo estaba golpeada, por eso quisimos pedirle la tenencia a la madre pero no quería saber nada», explicó la mujer.

El hecho se registró el pasado 1º de marzo cuando la pareja llevó a Bianca, que se encontraba desvanecida, a una sala de primeros auxilios de la localidad de Máximo Paz, donde el personal médico intentó resucitarla.

Al no poder revertir el cuadro, derivaron de urgencia a la niña al Hospital Ángel Marzetti de Cañuelas, donde ingresó fallecida. Al hospital llegaron efectivos policiales y entrevistaron a la madre y su pareja, quienes aseguraron que la nena se había ahogado en una pileta y que por ese motivo la habían trasladado a la sala de primeros auxilios.

Sin embargo, el pediatra de guardia del sanatorio manifestó que la niña tenía excoriaciones en el tórax y golpes en el rostro, tobillos y muñecas, y una herida en la región anal compatible con una violación.

DEJA UNA RESPUESTA