La Presidenta anunció medidas para la ampliación de derechos

 

BUENOS AIRES-La presidenta Cristina Fernández encabezó en Casa de Gobierno un acto en el que anunció un aumento del 11,31% a partir de marzo para jubilados y pensionados. La jubilación mínima será de 2.757 pesos. Asimismo, anunció un aumento del 200% en la asignación anual por escolaridad, a la suma de 510 pesos. La Jefa de Estado reclamó la participación de los trabajadores y la sociedad en el control de precios y aseguró: “No vamos a permitir que sigan saqueando el bolsillo de los trabajadores”. “Mientras yo sea Presidenta este Estado no se va a transformar en empresario, pero no va a dejar nunca librada a la suerte al resto de los argentinos”, remarcó.

La presidenta Cristina Fernández encabezó esta noche en Casa de Gobierno un acto en el que anunció aumentos de jubilaciones, pensiones y de asignaciones anuales por escolaridad. Sostuvo en un mensaje emitido por cadena nacional que quiso comunicar “a todos los argentinos que una vez más los derechos se siguen ampliando gracias a instituciones como la de la movilidad jubilatoria”.

En ese sentido, anunció que “a partir del 1 de marzo, el aumento es del 11,31%, anualizando un aumento del 27,35%” para jubilados y pensionados. A partir del aumento, la jubilación mínima sube a 2757 pesos, el haber medio será de 4804 pesos, mientras que la jubilación máxima se ubica en 20199 pesos. Agregó que más de 7 millones 300 mil argentinos serán beneficiados por la medida.

Aumento de la ayuda escolar

Por otra parte, la Presidenta anunció un aumento en la asignación por ayuda escolar, que cubre a trabajadores en relación de dependencia: de 170 pesos se elevará a 510 pesos, con un aumento del 200%. Indicó que el aumento en la asignación va a beneficiar a 3.055.169 menores y a 1.916.187 familias.

Los aumentos generados por el Gobierno

La Jefa de Estado afirmó que a este tipo de medidas “algunos economistas las llaman medidas populistas, o de expansión económica que genera inflación”. Señaló que “es como si la gente adquiere poder de consumo invariablemente termina en inflación”. “No es la teoría que creemos nosotros que es la del desarrollo y el aumento de la capacidad adquisitiva de los salarios”, aseguró.

Señaló que “nadie invierte si no hay posibilidad de que la gente le compre lo produce”. Afirmó que a partir de 2003 “era necesario revertir las políticas y empoderar a la sociedad de derecho, además de industrias que generaran valor agregado”.

En ese sentido, la Primera Mandataria enumeró los aumentos que llevó a cabo el Gobierno Nacional: “Aumentamos las medidas que permitieron aumentar: hemos aumentado los puestos de trabajo, 6 millones de puestos de trabajo. Hemos aumentado las fábricas, más de 58 mil fábricas desde 2003; hemos aumentado los parques industriales”.

En su enumeración, remarcó: “Aumentamos las universidades nacionales, tenemos 9 mas; aumentamos el número de escuelas y de aulas, para que los chicos no tengan que ir a aulas containers; aumentamos la cantidad de becas y salarios para que los científicos se quedaran en la Argentina; aumentamos la inversión en ciencia y tecnología”.

También sostuvo: “Aumentamos la infraestructura en riego, en camino, en obras que permitieron recuperar miles de hectáreas bajo el agua; aumentamos la cantidad de argentinos que tienen agua potable y cloacas, también aumentamos el pavimento”.

Agregó: “Aumentamos el número de jubilados en más de 2,5 millones, gente que no tenía una cobertura previsional y que nos convierte en el país de Latinoamérica de mayor cobertura previsional, con 93%; aumentamos los salarios, porque funcionó el Consejo de Salario Mínimo y paritarias libres en todos los gremios”. “Aumentamos la compra de medicamentos, el Estado argentino a través del PAMI, del Ministerio de Salud, son los mayores compradores de medicamentos”, remarcó.

La Presidenta sostuvo asimismo: “Aumentamos las inversiones en viviendas, con viviendas populares y también ahora con la innovación del plan PROCREAR, para la clase media que no era sujeto de crédito. El plan PROCREAR es el plan más importante de crédito hipotecario de la historia”. “Aumentamos la cobertura de aquellos que todavía no tienen un trabajo registrado, que están en ese limbo que se denomina trabajo informal: en algunos casos hasta es bien remunerado, pero en otros es trabajo esclavo”, reconoció. Aseguró que el Gobierno aumentó “la capacidad de consumo” y enfatizó: “Yo no creo que haya algún argentino que se muera de hambre”.

El rol del Estado

Cristina Fernández aseguró que “el Estado es más que el Poder Ejecutivo: el Estado es una construcción política e institucional a la cual le tenemos que definir el rol”. En ese sentido, señaló que “en los 90 el liberalismo dijo el Estado no sirve para nada: destruyamos todo. Muchos lo creyeron, de buena fe, porque no andaban muchas cosas”.

Sostuvo que “por eso hoy la gran discusión no es populismo o no populismo, sino el rol que debe tener el Estado en una sociedad. Si se cruza de brazos y deja que las fuerzas del mercado asignen los recursos, así nos fue”. “Mientras yo sea Presidenta, este Estado no se va a transformar nunca en empresario, pero no va a dejar nunca librada a la suerte al resto de los argentinos”, subrayó.

Reclamo a los empresarios

La Jefa de Estado afirmó que “al aumentar la demanda” a partir de la actitud de un Estado activo, “los empresarios tienen garantizada la ganancia”. En ese sentido, reclamó a los empresarios que “en vez de fugar la plata al exterior, inviertan en el país, porque el país ha confiado en ellos”.

Aseguró que se debe “apostar a lo que nunca tuvimos: la construcción de una burguesía con conciencia nacional, que es lo que tienen los países desarrollados”. “Los que hablan y admiran a Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, inclusive en nuestro propio continente encontramos el compromiso de los sectores con su país”, enfatizó.

La Primera Mandataria afirmó que “no hay posibilidades de desarrollo sin un desarrollo de toda la economía”. Indicó que en materia financiera “era mucho más alta la participación de la banca extranjera hasta 2003, desde que llegamos nosotros es mucho más importante la participación de la banca nacional”. Consideró que, pese a ello, “se producen manipulaciones económicas, esa fábula del escorpión con la rana”. Y agregó: “No tengo vocación de rana. Y sé nadar”.

La colaboración de los trabajadores

La Jefa de Estado sostuvo que cuando los sindicalistas plantean “como única solución ante especulaciones, el aumento de salarios, se entra en un desfiladero, en el que no va a ser perjudicada esta Presidenta: van a ser los trabajadores a los que representan”. “Me gustaría a los compañeros trabajadores acompañar en cada supermercado, en cada farmacia, a que los precios cuidados estén y sean respetados, porque la gente de a pie lo está haciendo, porque era el bolsillo de ellos el que estaban saqueando”, resaltó. Y subrayó: “No vamos a permitir que sigan saqueando el bolsillo de los argentinos”.

Aseguró que en la última década los “hipermercados han florecido. Han crecido merced a estas políticas”. Asimismo, consideró que el momento “en el mundo está complicado”. “Viene complicado también para los países emergentes, es lo que estuvimos hablando con la compañera Dilma Rousseff”, enfatizó.

Acuerdos con diversas cámaras

La Presidenta sostuvo que el Gobierno nacional está trabajando en “todo lo que tenga que ver con una canasta escolar, queremos terminarla para la semana que viene”. “Estamos trabajando con los laboratorios. El Pami es el mayor comprador, ¿a quién creen que les compramos las vacunas que incluimos en el calendario obligatorio?”, se preguntó

Y afirmó que piden a los empresarios “un sentido patriótico para hacer sostenible un modelo de crecimiento”.

La compra de dólares y la equidad

La Jefa de Estado informó sobre las cifras de compra de dólares para atesoramiento, informadas por la AFIP. Comentó que tras siete días hábiles, hubo 439.011 operaciones validadas, por 223 millones de dólares. Y remarcó que “casi la totalidad” pertenecen a trabajadores en relación de dependencia.

Reconoció que “este modelo ha permitido generar diferencias sobre la estructura de los mismos trabajadores”. Señaló que “los que menos compran son los de salarios más altos, porque saben que es más redituable ponerlo en otro lado”.

Afirmó que el hecho de que haya trabajadores que pueden “destinar 20% de tu salario neto a la compra de dólares, es algo que debemos sentarnos a analizar”.

La Primera Mandataria defendió los subsidios a la energía en 2003, ya que sostuvo que “no teníamos forma de dinamizar el consumo, ayudando al trabajador”. Pero admitió que “existen sectores que tienen subsidios que no los necesitan”. Señaló que “dada la prosperidad que hemos construido los argentinos en estos diez años, ha permitido la movilidad social ascendente: antes no tenías ni donde caerte muerto, y ahora podés comprar un auto, tenés casa, trabajo, podés irte de vacaciones”.

Aseveró que en su gobierno, “políticas de ajuste, no; políticas de equidad tenemos que hacer. Porque no puede ser que este señor esté así  (un trabajador en condiciones de esclavitud en un campo yerbatero de misiones) y otro le sobra el 20% del salario para comprar dólares. Es un problema de equidad, adonde tiene que ir la sociedad”.

Cristina Fernández aseguró que “en el 2003 habíamos perdido el equilibrio por ajuste, por desastre, porque se habían quedado con los ahorros”. “Estos diez años han generado ciertos desequilibrios, tenemos que analizarlos”, aseguró.

El traslado del precio del dólar a los costos

La Presidenta afirmó que se debe analizar “quiénes son los sectores que quieren trasladar el precio del dólar a los costos”, al tiempo que pidió que “no le mientan más a los argentinos”.

Señaló que el país importa por 77 mil millones de dólares. “De esos 500 mil millones de dólares que los argentinos producimos en cosas y en servicios, ni el 20% llega a ser en dólares”, sostuvo. Asimismo, consideró que “no hay ningún sector que tenga todos sus insumos importados, y hay sectores que no los tienen, nada. Nadie tiene que trasladar esos aumentos en bloque, no es así”.

Cuidar los bolsillos de los trabajadores

Afirmó que “es hora de que todos los sectores asuman la responsabilidad que tenemos, para que las cosas sigan funcionando”. “Es hora de que cada uno en su barrio se empodere de estas cosas”, señaló. Y recalcó que “en cinco minutos tenés toda la aplicación en el celular, es fácil de controlar”.

“Queremos que cuiden lo que es suyo, porque lo ganan todos los días”, indicó la Primera Mandataria, al tiempo que subrayó que “cada argentino tiene que cuidar lo que ganan todos los días, sus salarios y sus bolsillos”.

En referencia a “los otros sectores”, señaló: “Tampoco nos molesta que hayan ganado tanta plata como han ganado, pero es necesario que sigan invirtiendo en el país. Si tengo mayor demanda, que aumente la inversión para producir más. Este fue el secreto del modelo”, subrayó. Y pidió que “los sindicatos no pueden estar ajenos, porque los primeros patos de la boda en toda crisis son los trabajadores”.

Por último, la Presidenta afirmó: “Seguimos apostando a que una sociedad que se desentiende de sus mayores, y que no asiste en educación a sus hijos, a sus jóvenes, es una sociedad que no tiene memoria ni tampoco tiene futuro”. “Sin memoria, no hay futuro, y mucho menos presente”, concluyó.

La Jefa de Estado estuvo acompañada durante el acto por el vicepresidente Amado Boudou, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el ministro de Economía, Axel Kicillof, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada y el titular del Anses, Sergio Bossio. Asimismo, estuvieron presentes ministros, gobernadores, intendentes, legisladores, y dirigentes de organizaciones empresariales, gremiales y sociales.

 

Para leer el discurso completo hacer click en el siguiente enlace :http://www.presidencia.gob.ar/informacion/actividad-oficial/27164