Patalano molesto por los espectáculos gratuitos en Mar del Plata

MAR DEL PLATA- (Por Alfredo Ves Losada)El productor teatral Lino Patalano se mostró  optimista en el lanzamiento de la temporada del Centro de Arte con tres salas de teatro que comanda en Mar del Plata, y pese a los malos augurios que prologaron la puesta en marcha de la cartelera del verano en la costa, aseguró que «en los primeros días acá se vendieron 4000 entradas, que no es normal ni para los mejores años».

«Creo que este año va a ser una sorpresa por la diversidad de espectáculos que hay. La temporada en marcha va a tener muy buen nivel, cosa que me encantaría, para que muchos colegas que han vapuleado a Mar del Plata se tengan que guardar la lengua. Y me duele porque son pares míos, a quienes yo respeto», dijo Patalano a Télam.

Sin medias tintas, el también responsable del emblemático Maipo porteño, defiende la plaza marplatense ante el creciente protagonismo de la cordobesa Villa Carlos Paz que aparece como la nueva meca del teatro veraniego.

Con las primeras cifras en la mano y con más 40 años de producción teatral en la espalda, Patalano admitió que sigue sin descubrir cuál es la fórmula que garantice el éxito: «No me preguntes por qué se vendieron tantas entradas con tanto mal pronóstico, porque el teatro no es una ciencia exacta. La gente viene si vos coincidís con lo que la gente quiere ver. Y en los primeros días, tengo que decir que me emocionó ver tanta gente».

Con la máquina en funcionamiento, el dueño del complejo ubicado en la calle San Luis 1750, en el centro marplatense, reconoció que lo puso «muy nervioso» caer en la cuenta de que entre las tres salas del espacio (Radiocity, Roxy y Melany) suman 40 propuestas, que van desde el tango hasta el «stand up», y que encastran de lunes a lunes un cubo de rubik con artistas como Favio Posca o Cacho Castaña, junto a la escritora chilena Pilar Sordo o el chef francés Christophe Krywonis.

«Siento que me casé con 40 el mismo día y ahora tengo que mantener 40 casas. Pero ya está, ya comenzó, y me relajé. Creo que diseñamos una temporada muy ecléctica y variada, realmente para todos los públicos. A mí me encanta ver que hay gente de toda edad. Yo no soy sectario. Yo no creo que el arte es sólo lo que se hace en el San Martín o en los teatros oficiales», señaló.

Convencido del nivel de las propuestas, sostuvo que «es mentira que el público esté, como dice Enrique Pinti, entre los 60 años y la muerte: están también los que van de los 12 hasta los 60 y están bien vivos. Con el público de teatro hay que coincidir. El diagnóstico no existe: El único secreto es que coincidas con lo que la gente quiere ver. Y cuando hacés algo que no quiere ver, no le eches la culpa al actor, al director, a la escenografía.»

Entre tanto optimismo, alimentado por su confeso «amor incondicional» a Mar del Plata, Patalano dejó en claro que reserva un poco de espacio también para el enojo en este arranque de 2017.

«Mi enojo no es ni con la ciudad, ni con el público: Es con los políticos. No puede haber en Mar del Plata 160 espectáculos gratis. Es una falta de respeto a los que ponemos nuestra guita del bolsillo.»

«Entiendo que haya un espectáculo por semana gratis o cada 15 días -agregó- porque hay gente que no puede pagar una entrada del teatro. Pero el teatro, que está con los mismos precios que el año pasado, no puede competir contra tantas propuestas, que son de la Provincia, de la Nación, de la ciudad, de los tampones, del papel higiénico. Es matar una actividad, clavarle 160 flechas en 60 días. Que después ni siquiera son 60 días, porque no son inteligentes en traer a la gente en febrero, marzo o diciembre. Es enero».

Patalano confesó que junto a Carlos Rottemberg se tomaron el trabajo de contar los shows y propuestas gratuitas: «Si quieren cerremos los teatros y trabajemos en el invierno que a mí me va bárbaro».

Superado el momento de catarsis, Patalano contó que ya piensa también en el resto del año. Y se mostró entusiasmado con el estreno (desde esta noche) del thriller político «Dignidad» en el Maipo Kabaret, con dirección de la ganadora del Ace de Oro 2016, Corina Fiorillo. «Es sobre un tema que ya pasó de moda -bromeó-: Dos políticos que roban».

Otra apuesta para el calendario porteño 2017 es «Obra de Dios», un éxito de Broadway que también en el Maipo encabezará Humberto Tortonese. «Dios baja a la tierra, y se mete en el cuerpo de Tortonese para cambiar los diez mandamientos», adelantó.

El productor ocupará además parte de su agenda con la puesta a punto de una de sus naves insignia, Les Lethiers, que este año festeja medio siglo de vida.

 

DEJA UNA RESPUESTA