Un día como hoy moría Nélida Roca

Murió a los 70 años en 1999 un 4 de noviembre.
La ex vedette habían sido descubierta en la década del 50 por Luis César Amadori, cuando cantaba jazz en la confitería Richmond. De allí saltó inmediatamente al vecino teatro Maipo, donde debutó, a los 18 años, con un cuadro sobre una canción del estadounidense Bing Crosby, junto a Beba Bidart y Jovita Luna. En su debut, Nélida Roca lucía una ajustada malla negra que despertó la admiración de la platea y que reslataba su espectacular figura.Inmediatamente fue contratada para ser la primera vedette del Teatro Nacional, donde reinó en el género revisteril, compartiendo escenario con Dringue Farías y Adolfo Stray.La escultural vedette llegó a integrar elencos junto a los humoristas Tato Bores y Juan Verdaguer, y con la popular animadora televisiva Susana Giménez.La última aparición de Nélida Roca en un escenario había sido en 1974, cuando protagonizó La revista de oro en el teatro Astros, completando casi un cuarto de siglo de reconocido reinado en la calle Corrientes.En una entrevista de 1974 explicó que su éxito se debía a una profunda conciencia profesional. Y abundaba: La revista es un estilo; el espectáculo debe tener color, ritmo, gracia y desenvoltura. Para todo eso se requiere una gran disciplina.La fallecida vedette fue la precursora de que los nombres de las figuras femeninas aparecieran a cada costado del nombre del actor cómico en las marquesinas de los teatros.Roca también fue la primera vedette en lograr que los empresarios del teatro de revista compartieran porcentaje de las recaudaciones con los artistas.Roca tenía muy afectadas las manos, y por eso, en sus apariciones públicas -esporádicas, por cierto- debía lucir guantes.Roca admiraba a los italianos Federico Fellini y Lucchino Visconti, pero, especialmente, a la alemana Marlene Dietrich. Al imaginarse los últimos años de su vida, decía: Me gustaría vivir en un lugar muy bello frente al mar.

Falleció a los 70 años a  consecuencia de una prolongada enfermedad que la había llevado a varias internaciones en los últimos años. La popular vedette -símbolo de esta actividad durante la época de oro del teatro de revista- padecía artritis reumatoidea, lo que la llevó a un calvario de tratamientos y a pasar por diversos hospitales, sanatorios y centros especializados a lo largo de las dos últimas décadas. La medicación para aliviar los dolores provocados por este mal le provocaron incluso daños colaterales, como una úlcera estomacal padecida a fines de los 80.Roca, cuyo nombre verdadero era Nélida Musso, se había internado el año pasado en el Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica, ex ALPI.La misma enfermedad la había llevado a Cuba, en 1994, donde fue sometida a un tratamiento de rehabilitación en la misma clínica en la que para esa época había estado internado el dirigente radical César Jaroslavsky.Paradojas de la vida, La Venus de la calle Corrientes, que había dejado boquiabiertos a los porteños en sus épocas de oro, había llegado a la isla prácticamente sin poder caminar.En mayo de 1999, Nélida Roca había vuelto a ser internada, esta vez en el Hospital Pirovano y a raíz de un severo cuadro de bronquitis aguda que le provocó una deficiencia respiratoria.La Venus de la calle Corrientes se lamentó, en una entrevista concedida en 1988 -casualmente en el mismo hospital en el que murió -, de haberse alimentado tan mal durante toda su vida, fundamentalmente a base de carne. También amaba los dulces y las tortas con mucha crema.La artritis no le permitía comer carnes rojas y los médicos le habían indicado una estricta dieta, que se basaba en el consumo de lácteos, pollo, pescado y verduras

DEJA UNA RESPUESTA