Tiene muerte cerebral el nene chocado por delincuentes que huían de la Policía en Ituzaingó

ITUZAINGÓ- El estado irreversible del menor fue confirmado por su padre a la salida del hospital Italiano. El niño de 12 años viajaba en un auto y quedó en medio de la persecución. Uno de los delincuentes fue detenido y tenía libertad condicional

Luciano Ramírez, el chico de 12 años que resultó gravemente herido el martes a la noche cuando el auto en el que se desplazaba fue embestido por delincuentes que escapaban de la Policía en la localidad bonaerense de Ituzaingó, presenta «muerte cerebral» y su estado «es irreversible».

Así lo indició el padre del niño en la puerta del Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires, donde se encontraba internado. Oscar Ramírez, sostuvo que los médicos no pudieron operar al chico, por la grave lesión que sufrió cuando el Ford K en el que viajaban con una mujer y sus dos hijos, fue embestido por el auto robado en el que escapaban los asaltantes.

«Sólo le pido a los jueces que hagan lo que tienen que hacer. Basta de pasar por esto. Ya somos muchos», dijo el padre, visiblemente afectado por el estado de salud irreversible de Luciano.

El hecho se produjo cuando un delincuente robó un automóvil en el centro de Ituzaingó, lo que originó una persecución policial. El seguimiento se extendió unas veinte cuadras, hasta la intersección de la Segunda Rivadavia y Manuel Acevedo, a unas tres cuadras de la estación del ferrocarril Sarmiento de San Antonio de Padua, donde el automóvil impactó contra otros tres vehículos que se encontraban en el lugar.

Al arribar a esa esquina, el vehículo fue chocado por un auto que momentos antes había sido robado en la zona y que era conducido por un delincuente que escapaba de efectivos de la fuerza. A raíz del impacto, el chico resultó gravemente herido, por lo que fue trasladado.