Peregrinación virtual a Luján: la pandemia como eje, un mensaje de Francisco y la palabra de Poli

 

 

La tradicional Peregrinación Juvenil a Luján se desarrolló hoy, por primera vez en su historia no en las calles sino de manera virtual, en una extensa transmisión por redes sociales que estuvo signada por un videomensaje esperanzador del papa Francisco y la palabra del arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, quien pidió por «los abuelos que más sufren el aislamiento, los enfermos que son los más pobres de los pobres, y también por tantas familias pobres de nuestra Argentina».

«Estamos tristes y apesadumbrados por todos los problemas que se están generando continuamente. La gente que sufre, enferma, tantos muertos y tantos problemas que pesan en el corazón nuestro. Muchas veces sentimos como una desilusión grande y ganas de tirar la toalla», expresó el Papa en el videomensaje emitido esta mañana.

En este marco, continuó: «¿Cuántos de nosotros hemos visto hermanos, amigos, parientes que se han ido?». Pero miramos a la Virgen y decimos: Madre, queremos seguir adelante. Pero necesitamos que nos dé fuerza, esa fuerza de Madre que Tú nos das».

«Desde aquí los acompaño, desde aquí peregrino con ustedes a Luján como lo hacía cuando estaba allá, desde Luján mismo. Desde aquí rezo con ustedes y desde aquí también yo digo: Madre, abrázanos. Queremos seguir caminando», aseguró Jorge Bergoglio.

En tanto, al presidir la misa central en la 46° Peregrinación Juvenil a Luján, que este año se efectuó en forma virtual por la pandemia de coronavirus, el arzobispo de Buenos Aires pidió por los abuelos, los enfermos y los pobres, y también por los trabajadores de la salud y quienes perdieron sus empleos.

«Por los que han perdido el trabajo, por los profesionales y trabajadores de la Salud que están exhaustos y sienten más que nadie el agotamiento de sus fuerzas, por los miembros de las fuerzas de seguridad y de todos los que volvieron al trabajo a pesar de los riesgos», enumeró el Sumo Pontífice.

«Incluye también nuestra oración a todos los migrantes que están lejos de sus afectos y de su patria, y especialmente ponemos ante los ojos de nuestra madrecita a todos los que han perdido a sus seres queridos», subrayó.

Miles de fieles, con oraciones, música, bendiciones y pedidos por los trabajadores de salud y los fallecidos por el coronavirus, siguieron hoy a través de las redes sociales, el trayecto que une el santuario de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers, con la basílica de Luján, en el oeste del conurbano bonaerense.

La transmisión, que se inició a las 6 y finalizó esta noche, acompañó a los peregrinos durante todo el día con distintos contenidos, que incluyen cada hora un rezo por una intención puntual que es anunciada por fieles de distintos puntos del país, tras ser anotadas en las páginas web www.santuariodelujan.org.ar y www.peregrinacionlujan.org.ar.

La misa central fue presidida por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli en la Basílica de Luján a las 19 quien destacó: «Quisimos concelebrar esta misa por las intenciones de todos ustedes, en especial para pedir a nuestra madre gaucha su maternal protección para que libre a la familia humana y a la Argentina de esta prueba que tanto dolor nos causa».

«Por eso, con el lema elegido para la peregrinación de este año ‘Madre, abrazanos queremos seguir caminando» ofrecemos una sentida acción de gracias a Dios por el don de la vida y por todos los que se han puesto al hombro el cuidado de sus semejantes», añadió.

«Nuestro mensaje de gratitud alcanza a los jóvenes, a tantos jóvenes que seguramente lamentan no poder hacer esta peregrinación, a los peregrinos y a todos aquellos que dejando de lado la comodidad y venciendo egoísmos comparten su tiempo asumiendo muchos servicios humanitarios en este tiempo, mostrando el mejor rostro de la solidaridad desinteresada y generosa», completó el religioso. Además del mensaje del papa Francisco y de la misa presidida por Poli, durante la transmisión se escucharon testimonios de los organizadores de la primera peregrinación, en 1975, que hicieron un recorrido histórico hasta estos días, en un año marcado por la pandemia de coronavirus.

Sin peregrinos en la ruta, a las 9.16, la imagen de Virgen de Luján comenzó a recorrer virtualmente el camino para hacer escalas, también virtuales, en los puntos donde habitualmente hay paradas para que los peregrinos descansen cuando esta manifestación de fe tradicional es presencial.

El obispo auxiliar de Buenos Aires, Juan Carlos Ares, presidió esta mañana en el santuario de San Cayetano la bendición de la imagen de la Virgen de Luján, que por primera vez en 45 años inició su peregrinación sin fieles acompañándola por la ruta, aunque si desde sus casos de manera virtual.

El obispo pidió a los fieles que acompañaban la salida de la peregrinación por streaming que «pongamos la mano en el corazón para preparar esta peregrinación interior, porque la Virgen va a visitar cada corazón».

La peregrinación virtual puede seguirse a través de las redes sociales Facebook, YouTube, Instagram y en Twitter (@LaPereLujan y @santuariodelujan) y por el canal Santa María, en el 424 de Cablevisión. Además, también será transmitido por las redes del santuario de Luján.

DEJA UNA RESPUESTA