Protesta y marcha de docentes bonaerenses

BUENOS AIRES- Docentes bonaerenses nucleados en el Frente Gremial marcharon a la Casa de la Provincia de Buenos Aires, en Capital Federal, en reclamo de la reapertura de paritarias, la baja del tope de las asignaciones familiares y el incremento del mínimo no imponible en el impuesto a las Ganancias.
Los docentes de la ceterista SUTEBA, FEB, profesores de UDA, técnicos de AMET y privados de SADOP reclamaron frente a Callao 237 por «el atraso en el pago de salarios de maestros suplentes que comenzaron a trabajar en abril, por mejoras en el servicio de comedores escolares, el transporte y las dificultades de los docentes afiliados a IOMA para hacerse un estudio de alta complejidad».
El jefe del SUTEBA, Roberto Baradel, afirmó que el sindicato docente «viene denunciando y repudiando los recortes presupuestarios que el gobierno provincial viene llevando a cabo» en el sector educativo.
El ajuste, dijo, «se traduce, entre otras cosas, en el corte de servicio de los transportes escolares de varios distritos de nuestra provincia, las amenazas concretas del corte del Servicio Alimentario Escolar (SAE) y las pésimas condiciones edilicias en las que se encuentran muchas escuelas de la provincia de Buenos Aires, perjudicando así a miles de chicos».
La manifestación partió a las 10 desde la sede de SUTEBA, en Piedras al 700, frente al edificio de la AFIP reclamó la suba del piso del impuesto a las Ganancias, y más tarde confluyó en la Casa de la Provincia.
Los dirigentes del Frente Gremial aclararon que la medida de fuerza contempló «la movilización pero no el paro», a fin de permitir que «los maestros puedan participar de la marcha sin ningún tipo de sanción».
Los principales gremios docentes bonaerenses reclamaron una «pronta solución» frente a las consecuencias del ajuste presupuestario dispuesto por el gobierno de Daniel Scioli.
«La movilización busca una pronta solución que garantice la educación pública y el derecho de los niños a concurrir a los establecimientos educativos», advirtieron.
Baradel detalló que «hay corte del servicio de los comedores escolares en varios distritos, esto implica que miles de chicos se quedan sin la merienda y sin el comedor escolar, lo que es una situación gravísima».
«Hay una parálisis en varias áreas del sistema escolar, hace dos semanas que hay cientos de chicos que no van a la escuela en Necochea, Rauch, Las Flores y Tandil», señaló.
Además, cuestionó el «retraso en los aportes al Ioma que hace el Estado provincial y esto dificulta el funcionamiento de las prestaciones de la obra social» y agregó que «hay docentes que fueron designados en marzo, abril y mayo que aún no han cobrado sus salarios».