Continúa hasta el martes la protesta de Prefectura y Gendarmería

BUENOS AIRES- Tras casi cuatro horas de reunión, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, recibió el petitorio de Gendarmería y Prefectura y mostró su compromiso para analizar punto por punto los reclamos junto con las autoridades máximas del Ministerio de Seguridad, a cargo de Nilda Garré.
Según informaron en la asamblea, el gobierno nacional propuso darles una respuesta el martes al mediodía. Ante esta posibilidad, prefectos y gendarmes resolvieron continuar con la medida de fuerza hasta entonces.
De todos modos, los manifestantes salieron de la reunión con el compromiso de que se les depositaría la compensación salarial por los haberes mal liquidados entre hoy y mañana. En sentido, en un comunicado la cartera de Seguridad informó «que se procedió a depositar los complementos», a los efectivos «cuyos sueldos netos hayan sido en agosto iguales o menores a $12.500 y que les hubieran liquidado una suma menor para septiembre».
Desde el Ministerio de Seguridad aclararon que «dado que el pago en este caso se canaliza aún a través de una institución financiera distinta al Banco de la Nación Argentina, unos 600 agentes percibirán sus haberes el viernes».
“Cuando Berni firme el petitorio, levantamos ciento por ciento la protesta”, advirtieron los prefectos.
Los tres puntos acordados son: garantías para que no se adopten medidas administrativas, disciplinarias y judiciales para el personal involucrado en los reclamos; un sueldo básico de 7.000 pesos, con una nueva escala salarial acorde a las jerarquías; y la incorporación e integración de personal de ambas fuerzas en la comisión negociadora salarial.
Si estos tres planteos logran el visto bueno de Berni, a partir del viernes, la comisión negociadora empezará a reunirse para analizar los otros reclamos del petitorio, como la incorporación del personal a una ART y la libre elección de la obra social por parte de los trabajadores.
Más temprano, después de seis horas de negociaciones, cerca de las dos de la madrugada, delegados de los suboficiales de la Prefectura habían anunciado un principio de acuerdo con el flamante jefe de esa fuerza, Luis Heiler, y con el Director Nacional de la Gendarmería, Enrique Zach. Consensuaron tres puntos de un petitorio, que también logró la adhesión de los gendarmes que protestan.
Segunda jornada tensa
El flamante jefe de Gendarmería Nacional, Enrique Zach, arribó anoche al edificio Guardacostas de Prefectura Naval para participar de las negociaciones tendientes a destrabar el conflicto de los suboficiales de ambas fuerzas de seguridad por cuestiones salariales.
Zach llegó a esa sede en Puerto Madero pasadas las 23 en un clima bastante tenso. El titular de Gendarmería Nacional se sumó así a su par de Prefectura Naval, Luis Alberto Heiler, quien desde las 19:30 dialogaba con los suboficiales para lograr un entendimiento y poder dar por terminada la protesta.
Antes, en el Edificio Centinela, Zach no pudo acordar con los gendarmes que protestan, quienes resolvieron continuar apostados frente a esa sede, en el barrio porteño de Retiro.
«Nadie nos ha escuchado y pedimos que nos blanqueen. Estamos cansados de trabajar en negro. Nos tiran obligaciones, pero ¿por qué no empiezan a respetar nuestros derechos?», declaró el delegado Fernando Meza.
Las reuniones con los nuevos funcionarios se originaron luego de que el Gobierno confirmara el relevamiento de las cúpulas de ambas fuerzas.
El flamante jefe de la Prefectura, Luis Heiler, llegó escoltado por un nutrido grupo de seguridad al edificio de la Prefectura Naval, que se encuentra en el barrio de Puerto Madero.
En las últimas horas, los integrantes de las fuerzas que impulsan la protesta aclararon que las medidas están originadas en un reclamo salarial. «Esto no es un golpe de Estado», informaron ante los medios.
Las manifestaciones, además, ya generaron la intervención del Congreso, que emitió una declaración instando a una solución pacífica, y se extendió casi en todas las principales delegaciones del país.