Telefe estrena «Historia de un clan», con Alejandro Awada como Arquímedes Puccio

CAPITAL FEDERAL- El actor Alejandro Awada, protagonista de «Historia de un clan» (Telefe), ficción producida por Sebastián Ortega que desde el próximo miércoles a las 23 recorrerá en once capítulos la tétrica historia de los Puccio, familia de clase media que en los ’80 secuestró y asesinó personas de su círculo íntimo, advirtió que «el silencio cómplice dentro de la casa refleja lo que nos pasaba en esa época como sociedad».

«Es difícil pensar que la esposa o sus hijas desconocieran que donde vivían había gente secuestrada. Haciendo una comparación con la dictadura argentina, ese silencio cómplice era el mismo que vivimos como sociedad», reflexionó Awada sobre la miniserie que lo puso en la piel del oscuro Arquímides Puccio.

Basada en un caso real, «Historia de un clan» recreará los años en los que Arquímides, junto a sus hijos Alejandro (Chino Darín) y Daniel (Nazareno Casero) se dedicaron a secuestrar allegados con buen poder adquisitivo para cobrar abultados rescates y luego asesinarlos.

Con un elenco que completan Cecila Roth, en el rol de Epifanía (mujer de Arquímides); Rita Pauls y María Soldi (Adriana y Silvia, las hijas) y Justina Bustos (como Mónica, la novia de Alejandro), la miniserie dirigida por Luis Ortega se estrena mientras «El Clan», filme de Pablo Trapero encabezado por Guillermo Francella, ya superó el millón de espectadores.

Tal vez lo más interesante, lo que conmovió y conmueve del caso Puccio es su familiaridad: un sólido matrimonio de clase media con aspiraciones, cuatro hijos y un fuerte compromiso religioso.

«Cuando el caso sale a la luz, tres o cuatro años después del inicio de la actividad delictiva, la sociedad quedó muy impactada porque nadie imaginaba que esos monstruos podían estar a la vuelta de la esquina», reflexionó Awada a esta agencia.

«Es que a simple vista -continuó- tenían una vida familiar y social donde todo funcionaba con normalidad. Puertas adentro sucedía algo terrible y en eso el contexto jugó un rol para nada menor porque eran los coletazos de la década del 70 y principios de los 80».

El móvil del perverso plan de secuestros extorsivos, dice Awada, fue fundamentalmente económico. «Luego, en lo más fino, él tenía una satisfacción inmensa por esa perversión, le gustaba adueñarse de la vida de otras personas a las que odiaba seguramente por tener un poder adquisitivo alto y eso le generaba un goce tremendo».

«Arquímides era siniestro desde todo punto de vista. Tuve que meterme con un señor muy oscuro, perverso y, al mismo tiempo, tratar de encontrarle un matiz porque la ficción necesita que el personaje genere empatía con el espectador», explicó Awada sobre las dificultades que afrontó para componer al líder del clan.

«Luis Ortega me ayudó a comprender su complejidad -abundó- porque si lo hacíamos malo del todo perdía credibilidad, así que hubo que encontrar sus partes atractivas y su mayor virtud era la inteligencia. A su manera, era un gran seductor».

Por último, consultado sobre un vínculo central dentro de la historia, que es el de Arquímides con su hijo Alejandro, por ese entonces estrella del rugby local, el actor se mostró interesado en los ribetes de «un padre autoritario que decide involucrar en algo tan siniestro y sin ningún prurito a sus dos hijos varones».

«Daniel accede voluntariamente y Alejandro da la sensación de hacerlo, un poco por intereses personales pero fundamentalmente para obedecer al mandato paterno, con inmensas contradicciones y una terrible culpa; tanta que luego tuvo cuatro intentos de suicidio».

«Historia de un clan» se emitirá los miércoles a las 21 por la pantalla de Telefe.