Timerman ratificó que Argentina quiere negociar pero «no va a suicidarse»

 

WASHINGTON- El canciller lo aseguró en el marco del conflicto que mantiene con los fondos buitre y acusó al titular de uno de ellos, Paul Singer, de «jugar con el cáncer de los obreros» de una fábrica quebrada que compró en los Estados Unidos.

«Lo que el mundo se ha dado cuenta, así como (el juez Thomas) Griesa y los fondos buitres, es que Argentina quiere negociar, va a tratar de pagar, lo que no va a hacer es suicidarse», dijo Timerman en declaraciones a radio Del Plata desde Washington, donde participará de una reunión de la OEA junto al ministro de Economía, Axel Kicillof.

Por otra parte, el canciller reveló que Singer -presidente del fondo buitre NML- compró hace un par de años una empresa en quiebra en Estados Unidos, que produce material tóxico que enfermó de cáncer a muchos de sus empleados.

«Por el lobby que hizo en el Congreso y los medios de comunicación, Singer logró evitar el pago de los juicios a los obreros y ganó mil millones de dólares con esa empresa» «Por el lobby que hizo en el Congreso y los medios de comunicación, Singer logró evitar el pago de los juicios a los obreros y ganó mil millones de dólares con esa empresa, jugando con el cáncer de los obreros. Ese es el famoso 1 por ciento que está lidiando con Argentina», indicó Timerman.

Por otra parte, el titular del Palacio San Martín destacó la «respuesta internacional muy positiva y de mucho apoyo» que viene logrando la Argentina y remarcó que «todas las organizaciones en nuestra región como la Celac, la Unasur, el Mercosur, y distintas organizaciones sindicales y empresariales han expresado lo equivocado de la decisión» del juez Griesa de avalar a los holdouts.

En ese marco, Timerman rechazó el accionar de «este grupo de especuladores que se dedican especialmente a destruir, desarmar los acuerdos logrados entre acreedores de buena fe y los países que quieren terminar con el flagelo de la deuda».

«El fallo a favor del 1% de los fondos buitres afecta al 100 por ciento de la sociedad argentina. Si se lleva adelante afecta a todos, porque el principal objetivo es dañar la situación económica de las personas que menos tienen. Lo que afecta es la salud, la educación», indicó.

Timerman agregó, en ese sentido, que «los que pagan la deuda externa son los pueblos. No es una pelea entre el ministro de Economía y el banco o el juez Griesa. Al que más va a afectar (la decisión) es al pueblo argentino».

Por último, al ser consultado sobre la posibilidad de recurrir a la Corte de La Haya, el funcionario dijo que «lo está estudiando el departamento de asuntos legales de la Cancillería, que está haciendo un estudio sobre las responsabilidades legales que le caben a cada uno de los actores en este drama que estamos viviendo».