#NIUNAMENOS: Más de 200 mil personas se concentraron frente al Congreso para decirle basta a los femicidios

ARGENTINA- Más de 200 mil personas se concentraron en las inmediaciones del Congreso de la Nación y bajo la consigna #NiUnaMenos pidieron la implementación de políticas integrales entre todos los poderes y jurisdicciones del Estado para para decirle basta a los femicidios y a la violencia de género, una problemática que «atraviesa todas las clases sociales, credos e ideologías».

En una manifestación con mayoría de mujeres pero con gran presencia de hombres, familias, militantes políticos, personalidades de la cultura y del espectáculo, los participantes le pusieron el cuerpo a un reclamo cuyo eje quedó plasmado en un documento que fue leído desde el escenario por el actor Juan Minujín.

«En 2008 mataron una mujer cada 40 horas; en 2014, cada 30. En esos 7 años, los medios publicaron noticias sobre 1.808 femicidios. ¿Cuántas mujeres murieron asesinadas sólo por ser mujeres en 2015? No lo sabemos. Pero sí sabemos que tenemos que decir basta», leyó el actor.

«En estos años, los femicidios dejaron cerca de 1500 niñas y niños huérfanos y algunos de ellos están obligados a convivir con los asesinos. El problema es de todos y de todas. La solución hay que construirla en conjunto. Necesitamos sumar compromisos para cambiar una cultura que tiende a pensar a la mujer como objeto de consumo y descarte y no como una persona autónoma», continuó.

El documento elaborado por las organizadoras de la concentración que según la Policía Federal reunió a más 200 mil personas en la ciudad y se replicó en otras 80 de todo el país, hizo hincapié en la dimensión cultural que tiene la violencia contra las mujeres.

«El femicidio es la forma más extrema de esa violencia y atraviesa todas las clases sociales, credos e ideologías: Pero la palabra ‘femicidio’ es, además, una categoría política, es la palabra que denuncia el modo en que la sociedad vuelve natural algo que no lo es: la violencia machista. Y la violencia machista es un tema de Derechos Humanos», afirma la proclama, que asegura que «el femicidio no es un asunto privado, es producto de una violencia social y cultural que los discursos públicos y de los medios vuelven legítima».

En esta línea, la presidenta del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Juliana Di Tullio, señaló desde la calle que «lo fundamental es que esta movilización genere una conciencia colectiva que nos ayude como sociedad, porque todos tenemos la gran responsabilidad de desandar los patrones históricos socioculturales machistas”.

En el mismo sentido se expresó el titular de la Red Solidaria, Juan Carr, quien le dijo a Télam que «este es el apoyo del pueblo argentino que abraza a las más de 2.000 víctimas de los femicidios».

«Yo como varón vengo a pedir perdón porque somos los que matamos a las mujeres. Esto no es una protesta, acá está la gente esperando propuestas para que se termine la violencia de género», añadió.

Desde el escenario, Minujín señaló que los femicidios «no deben tratarse como problemas de seguridad», y destacó que «la lucha contra ellos exige una respuesta múltiple, de todos los poderes del Estado y todas sus instancias -nacional, provincial, municipal- pero también precisa una respuesta de toda la sociedad civil».

Si bien reconoció como un «paso importante en la lucha contra la violencia machista» la sanción en 2009 de la ley 26.485 de Protección Integral de las Mujeres, cuestionó que aún permanecen sin reglamentar algunos artículos, incluido el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

 

«En el país existen líneas telefónicas y oficinas especializadas para orientar y asistir a las víctimas que sufren violencia machista. No alcanzan si no son acompañadas de políticas integrales», destaca el documento, en el que se pide también la creación de un registro oficial de femicidios, ya que «es fundamental contar con estadísticas oficiales».

«El Poder Judicial desempeña un papel en general ineficiente a la hora de dar respuesta a las víctimas», leyó el orador, quien lamentó que en muchas jurisdicciones son las propias víctimas las que tienen que denunciar y luego ratificar la denuncia que hicieron en comisarías.

«Este sistema de doble denuncia está apoyado en la falta de confianza de la Justicia hacia las mujeres y contribuye a la impunidad del agresor», continuó, y criticó que «con la impunidad para el agresor, el Poder Judicial agrega otro tipo de violencia para la denunciante: la violencia institucional».

Entre los «puntos ineludibles» que las organizadoras consensuaron «para recorrer el camino hacia Ni una menos», figura la instrumentación total y con la asignación de presupuesto acorde de la ley 26.485 ; la recopilación y publicación de estadísticas oficiales sobre violencia hacia las mujeres; la apertura y funcionamiento pleno de Oficinas de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia en todas las provincias; y profundización en todas las currículas educativas de los diferentes niveles de la educación sexual integral con perspectiva de género.

También exigieron garantías para la protección de las víctimas de violencia y garantías para su acceso a la Justicia, con atención de personal capacitado para recibir las denuncias; patrocinio jurídico gratuito para las víctimas durante todo el proceso judicial; y la creación de más Hogares/Refugio en la emergencia, Hogares de Día para víctimas, y subsidio habitacional, con una asistencia interdisciplinaria desde una perspectiva de género.

Macario, un hombre de 49 años que es docente desde hace 30, dijo a Télam que «es muy importante visibilizar este tipo de problemáticas y debieran ser un contenido obligatorio en todas las escuelas». «A los docentes nos preocupa mucho este tema porque día a día convivimos con la situación de compañeras de trabajo o de estudiantes que conviven con esta problemática», añadió, en coincidencia con uno de los cinco puntos principales de las impulsoras de esta jornada.

De hecho, la necesidad de «garantizar y profundizar la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos, para formar en la igualdad y para una vida libre de discriminación y violencia machista» es uno de los ejes de la proclama que se leerá a las 18 frente al Parlamento.

Por su parte, Marcela, de 52 años, concurrió al Congreso acompañada por su hija Bárbara, de 24, y le contó a Télam que se movilizaron con la experiencia de haber sufrido un caso de violencia de género en carne propia. «Como mujeres es muy importante que este tema se visibilice, y en lo personal es muy importante venir con mi hija porque en nuestra familia sufrimos un caso de violencia y gracias a la ayuda que tuvimos pudimos resolverlo bien, pero otras no tuvieron esa suerte», afirmó.

«Vamos a estar con los cinco hermanos de Chiara, con su abuela, tías, compañeros del colegio; con toda la gente que nos viene apoyando, pidiendo justicia y que nunca más maten a una mujer, como lo hicieron con mi hija», dijo esta mañana Fabio Páez, papá de la víctima del femicidio que impacto y movilizó al país.

Asimismo, Jorge, de 42 años, relató a Télam que llegó «a acompañar porque este es un problema que nos afecta a todos, porque los hombres también tenemos madres, hermanas, esposas o hijas». «Acabar con esta violencia requiere un cambio cultural muy grande que quizás nuestra generación no llegue a ver, pero es necesario dar la batalla», agregó.

 

El resto del país también dice #NiUnaMenos

También en Santa Fe, en Rosario, en el Monumento a la Bandera, se junta la ciudadanía. Enfrente, cruzando el río Paraná, en la capital entrerriana, el escenario es el mural «Memoria Colectiva» que recuerda a las víctimas de femicidios.

En Entre Ríos, #NiUnaMenos significa que «todas y cada una de las mujeres tiene el poder de disfrutar de la vida, de soñar, de decidir por sí misma, de hacer o de no hacer, de amar abiertamente sin controles, sin mandatos, sin formas preestablecidas», resumió la comunicadora y especialista en violencias de género, Laura Rozados.

En el norte, en Jujuy, el impacto del femicidio el último sábado de Rosa Aliaga, enterrada en el fondo de su casa de la localidad de Libertador General San Martin, movilizan con más potencia aún a quienes se concentrarán, por el llamado de la Multisectorial de Mujeres, en la plaza Belgrano de la capital provincial.

La provincia vecina, Salta, declaró la emergencia por violencia de género, uno de los reclamos nacionales, y las ministras de Justicia y de Derechos Humanos, Pamela Calletti y Marianela Cansino, participan de la convocatoria, recordando que «impulsamos juzgados, defensorías y una fiscalía de género» para investigar delitos violentos contra las mujeres.

Se realizaron actos en más de 80 ciudades argentinas

Para Corrientes, el asesinato en 2013 de Elizabeth ‘Eli’ Verón fue un sacudón de conciencias. Este año su femicida fue condenado. La hermana de Eli, Rita, es la encargada de inaugurar una radio abierta «donde haremos firmar a los funcionarios presentes un acta de compromiso para que se cumpla la Ley 26.487 y el protocolo policial. También pidiendo que existan equipos interdisciplinarios para asistir a las mujeres y que se construyan refugios», manifestó a Télam.

También en Catamarca es una funcionaria quien encabeza la marcha que recorre las sede de los tres poderes del Estado: la gobernadora Lucía Corpacci, a la que se sumarán ONGs y dirigencia.

En Córdoba, mujeres en situación de violencia y familiares que perdieron a sus seres queridos por femicidios son los principales convocantes de la marcha que concentra en la intersección de las avenidas Colón y Figueroa Alcorta, para marchar hasta el patio Olmos, donde también se espera a dirigentes políticos y sociales.

La zona cuyana tiene en San Luis distintos puntos de encuentro y en Mendoza el reclamo será a través de una caminata desde San Martín y Garibaldi hasta la Legislatura.

La sede de la Corte bonaerense y los tribunales es el lugar elegido por quienes se concentren en La Plata, en tanto en Mar del Plata el acto es frente al Palacio Municipal.

En este sentido, en más de 80 ciudades argentinas se realizan actos, dibujando un mapa contra las violencias, que se suma a la concentración en el Congreso nacional y en países de la región como Chile y Uruguay.

En tanto, Mar del Plata, con 1.139 denuncias por violencia de género en 2014, realiza su marcha en la plaza San Martín, en la zona céntrica, con apoyo de organizaciones sociales y organismos públicos, como la Universidad.

Mientras que en Santa Rosa, La Pampa, la concentración está convocada en la plaza principal para pedir por la plena aplicación de la ley 26.485, contra la violencia de género.