Alejandro Slokar: “Jueces revisan leyes sobre jueces en amparos contra la reforma judicial”

 

BUENOS AIRES- El camarista Alejandro Slokar dijo  que, en los amparos contra la reforma judicial, «los jueces revisan las leyes sobre jueces», una función reservada en otros países a tribunales constitucionales conformados por académicos y sin integrantes vitalicios,.

«Esto no es nada lejano a aquella escandalosa acordada de 1996, firmada por la Corte de entonces, que hasta el día de hoy exime a los jueces del pago del impuesto a las ganancias», declaró a radio Cooperativa el juez de la Cámara Nacional de Casación Penal.

Slokar sostuvo además que, «en forma paralela a la estructura formal de la Justicia, existe una urdimbre de relaciones basadas en el parentesco, en la jerarquía», que conforma «la llamada familia judicial».

«En países con otro diseño institucional, se expiden sobre la constitucionalidad de las normas unos tribunales constitucionales, que son cuasipolíticos, donde la conformación no es vitalicia» y que tienen «una composición académica, profesional», afirmó.

 

En este marco, el juez y referente del nucleamiento Justicia Legítima objetó la creencia de que las leyes puedan «mejorar la Justicia por arte de magia», sin cambiar la composición de un Poder Judicial.

«No es casual que hoy aparezca publicada en el Boletín Oficial una ley que es determinante en todo esto, que tiene que ver con el ingreso democrático igualitario al Poder Judicial», añadió sobre la última ley promulgada, de las seis que sancionó el Congreso Nacional en la denominada «democratización judicial».

Respecto de este paquete de leyes impulsado por el Ejecutivo, Slokar recordó que, para el nucleamiento Justicia Legítima, es «el comienzo pero nunca el final» de una reforma que debe promover «el acceso a la Justicia para los sectores más desfavorecidos».

El camarista propició además que ingresen al Poder Judicial «sectores que tradicionalmente estaban excluidos», ya que el actual «reclutamiento parte de rasgos sexistas, clasistas, en donde cualquier innovación es vista como un peligro».

También propuso la sanción de una ley que permita acogerse «a una jubilación en un plazo breve, bajo apercibimiento de hacerlo de oficio, de todos aquellos funcionarios y magistrados que hayan jurado desempeñar su cargo y hayan jurado fidelidad por los denominados `estatutos`» de la última dictadura.