Matan a policía en enfrentamiento con delincuentes

LA MATANZA- Un suboficial de la policía bonaerense fue asesinado de un tiro en la cabeza por un sospechoso que fue visto armado en la calle y que se cree que acababa de cometer, junto a un cómplice, un robo a una estación de servicio en La Tablada, partido de La Matanza.

La víctima fue identificada como el sargento Miguel Medina (30), del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) Matanza Zona Norte, quien se convirtió en el tercer policía asesinado -dos de la bonaerense y un federal-, en el conurbano bonaerense en lo que va de 2015.

El hecho ocurrió cuando Medina y su compañera del CPC regresaron a la patrulla tras intervenir por un llamado al 911 en una pelea familiar en La Tablada.

Cuando se trasladaban por inmediaciones a la calle Jujuy al 5400, los policías fueron advertidos en plena calle por un transeúnte de que había dos personas armadas.

Los policías bajaron del patrullero y fueron a identificar a los dos sospechosos, momento en el que uno de los delincuentes sacó un arma de fuego, que pudo haber sido un revólver, y en el lugar se produjo un tiroteo.

El sargento Medina cayó malherido con un tiro en la cabeza y murió a poco de ingresar a la guardia del hospital Paroissien, indicaron las fuentes.

Los dos sospechosos huyeron corriendo y, según la policía, uno de ellos se refugió en su domicilio, en una vivienda de la calle Jujuy 5451, la misma cuadra del tiroteo, y donde luego fue detenido.

El supuesto cómplice también fue reducido y detenido a unos 100 metros, pero ni a él ni al joven que arrestaron en su domicilio se les secuestró ningún arma de fuego.

Alberto, el padre del detenido en vivienda de Jujuy 5451, aseguró hoy a la prensa que no cree que su hijo esté involucrado en el crimen del policía, explicó que «se está recuperando bien de sus adicciones» y destacó que en su casa «no se encontró ningún arma ni casquillo».

«Mi hijo entró corriendo y me dijo: – Me están persiguiendo. Salgo y veo al policía tirado. Si fue culpable o no, no sé. No pudo haber sido él», comentó Alberto al canal C5N.

Fuentes policiales informaron que luego se determinó que a unas 15 cuadras, en el cruce de la avenida Crovara y Brandsen, dos jóvenes habían cometido un asalto a mano armada en la estación de servicio de GNC llamada «Crovara Gas», y los investigadores creen que son los mismos que fueron interceptados por el móvil del CPC a cargo de Medina y su compañera.

Una fuente judicial reveló que en poder de uno de los aprehendidos se secuestró un teléfono celular que había sido robado en la estación de servicio.

Los dos detenidos son mayores de edad y quedaron a disposición del fiscal Jorge Yametti, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza.

Los dos imputados ya quedaron detenidos en el marco de la causa por el robo calificado en la estación de servicio y ahora el fiscal Yametti esperaba una serie de diligencias para ver si pide la detención de los mismos sospechosos en el marco de la causa por el homicidio calificado del policía Medina.

Una de las medidas podría ser una rueda de reconocimiento para que la mujer policía que acompañaba a Medina intente determinar si entre los dos detenidos está el asesino de su compañero de patrulla.