Compra de geles íntimos en Buenos Aires: y las explicaciones a quienes no están a favor de los cuidados sexuales

Aviso publicitario
banner moron

La directora de Prevención de VIH, ITS y Hepatitis Virales del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, Lida Santa Cruz, aseguró hoy que los geles lubricantes íntimos adquiridos en el marco de un programa de salud sexual que desarrolla como política pública el distrito «son insumos que se compran históricamente» en esa cartera y sostuvo que «son necesarios para la salud sexual de las personas».

Santa Cruz explicó que la adquisición del gel integra programas que incluyen el uso del preservativo, el testeo de VIH, o Hepatitis virales y sífilis, con espacios de contención y acompañamiento en territorio y de diagnóstico.

La funcionaria indicó que las denuncias sobre esa compra que realizaron dirigentes de la oposición se vinculan con «otras noticias como la compra de penes de madera y de preservativos tanto de Nación como Provincia» y criticó que se apunta «a poner sobre la mesa la erogación de un gasto que se hace caudaloso cuando se piensa en compras anuales para un país».

«Tiene que ver con una mirada muy homofóbica, transfobica, xenofobica sobre el gel lubricante» aseveró y destacó que «omitieron la población para la cual se compra este insumo, no sólo se remite a la población que utiliza el preservativo, sino un montón de personas más que necesitan el lubricante para el cuidado de su salud».

Para Santa Cruz, «la provincia de Buenos Aires tiene una población enorme, por lo que cualquier compra para todo el territorio habla de números grandes, pero no tenemos que perder de vista que estamos cuidando la salud de todos nuestros habitantes».

«Cuando llegamos al Ministerio de Salud nos encontramos con una situación tremenda, no había insumos preventivos, que son de los que hablamos hoy, sino no tampoco había insumos con el fin de cubrir el tratamiento de personas que transitan enfermedades de transmisión sexual, ni medicación para enfermedades oportunistas vinculadas al VIH, nos encontramos con oficinas vacías», aseveró.

En ese sentido, expresó que la situación estaba acompañada de un «desabastecimiento nacional».

«Hay que recordar que en la gestión anterior, el Ministerio de Salud perdió su categoría como tal y pasó a ser una Secretaria y ese ausencia de insumos se daba también a nivel federal», concluyó.

A su vez laFederación Argentina LGBT (FALGBT) y el Frente Nacional por la Salud de las Personas con VIH, Hepatitis Virales y Tuberculosis defendieron  la compra de gel íntimo por parte del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires en el marco de un programa de salud sexual que desarrolla como política pública el distrito y expresaron «un enfático repudio» a los dichos cargados de «ignorancia» de un segmento de la oposición.

«El gel lubricante es una herramienta de prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual utilizada en todo el mundo», dijeron en comunicados las dos organizaciones.

Asimismo, indicaron que, con esa compra, la cartera sanitaria bonaerense «no hace más que cumplir con estas recomendaciones, como sugieren organizaciones internacionales y como les mandatan las leyes nacionales y tratados que dan jerarquía constitucional al derecho a la salud».

La polémica surgió luego de las críticas realizadas desde Juntos por el Cambio a la compra de un millón de potes de gel lubricante íntimo, por un valor de 500 millones de pesos, por parte del Gobierno bonaerense.

Fueron los diputados nacionales Diego Santilli y Cristian Ritondo quienes se pusieron al frente de las críticas al gobierno de Axel Kicillof y al programa «Haceme Tuyo», en el marco del cual se realizó la compra.

Aunque no lo creas, esas son las prioridades del kirchnerismo», sostuvo el diputado Santilli a través de sus redes sociales, mientras que Ritondo posteó: «Necesitamos saber de forma urgente si es cierto que van a gastar 500 millones de pesos en la compra de 1 millón de geles íntimos. De ser cierto, detengan esta locura».

Tras ello, la Federación Argentina LGBT+ también difundió un comunicado titulado, «Detengan esta ignorancia», en el que se explica que el gel lubricante se utiliza en el caso de infecciones y que «Programas de salud en muchos países del mundo -e incluso de Naciones Unidas- proveen de preservativos y lubricantes tal y como lo recomienda ONUSIDA, la Organización Mundial de la Salud y UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas)».

«Queremos expresar nuestro más profunda preocupación por las expresiones llenas de ignorancia y discriminación que se están escuchando en algunos medios de comunicación y de parte de algunos referentes del PRO sobre la compra de gel íntimo por parte del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires», sostuvo el texto.

Luego de detallar los argumentos por lo que es clave su uso, la Federación agregó que «el suministro gratuito de lubricantes, así como el de preservativos, es recomendado en el mundo como una herramienta fundamental para la prevención de infecciones de transmisión sexual.»

Y apuntó: «Utilizar para la disputa política partidaria un tema tan delicado y sensible como este no solo muestra una completa ignorancia sobre el tema sino también una mezquindad inaceptable en materia de salud y derechos humanos en nuestro país».

De ese modo, las organizaciones que integran el Frente Nacional por la Salud de las Personas con VIH, Hepatitis Virales y Tuberculosis, titularon su carta pública «Más geles, más Salud y más Verdad», y pidieron «Basta de odio» tras manifestar «el enfático repudio a las expresiones que desde un segmento de la dirigencia política y algunos medios de comunicación han iniciado utilizando de manera controversial y especulativa las acciones de salud pública previstas en la normativa vigente».

El ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, también cuestionó a los dirigentes opositores: «Estamos gestionando, cumpliendo la ley y cuidando a nuestra población. La compra de elementos de prevención y cuidado de la salud sexual no es algo nuevo. Siempre se hizo y todos los insumos tienen que ser proveídos por el Estado. Nada sorprende. Confunden», expresó.

 

DEJA UNA RESPUESTA