Kicillof pidió a los empresarios inversión para que se mantenga el poder adquisitivo de los salarios

BUENOS AIRES- El ministro de Economía, Axel Kicillof, exhortó a los empresarios para que inviertan en el país y mantengan el poder adquisitivo de los salarios, mientras que la titular de la cartera de Industria, Débora Giorgi, dijo que el sector fabril está en condiciones de exportar por un monto total de 94.000 millones de dólares en 2014, lo que representa una mejora de 3.200 millones respecto al corriente año.
«Lo que necesitamos es que nos acompañen. ¿Cómo? Fortaleciendo los niveles de inversión como lo han hecho en los últimos diez años», dijo Kicillof al participar esta mañana en la 19a. Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA), que se desarrolla en el hotel Sofitel de la localidad bonaerense de Cardales.
En la jornada inaugural del encuentro, que mañana será cerrado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, también participaron el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, entre otros funcionarios y representantes del sector privado.
En su alocución a los industriales, el titular del Palacio de Hacienda los instó a no implementrar ajustes en los salarios, ya que «en ese caso, lo que ganan por un lado, lo pierden por el otro, porque los salarios son una fuente de demanda».
Kicillof habló en el marco de un panel dedicado a analizar «El desafío de la reindustrialización de Argentina tras 10 años de crecimiento».
«En estos últimos años hemos demostrado la posibilidad de crecer con inclusión social», a diferencia del concepto neoliberal de los 90 que afirmaba que primero había que crecer para después distribuir, subrayó el ministro.
“Todos nuestros programas buscan empleo de calidad, y nuestro modelo no es de crecimiento industrial en base a hambrear a nuestros trabajadores ni de dejarlos sin derechos”, afirmó.
También consideró que “no hace falta crecer primero para después distribuir“, y resaltó que los logros alcanzados en la última década no fueron consecuencia de “vientos de cola”, sino de la tarea del “piloto que tomó las políticas y las decisiones correctas”.
“Esa idea de primero crecer y luego distribuir es parte de la teoría económica liberal, y sostiene que el proceso de inclusión social es físico como si fuera parte de la naturaleza. Hemos entendido con sangre en el proceso de desindustrialización que no es así”, puntualizó.
El funcionario explicó que “aún los gobiernos más liberales son muy intervencionistas” ya que “muchas veces con violencia instrumentaron leyes y políticas para que el mercado se desarrolle en determinada dirección”.
“Lo que llamamos desindustrialización de la Argentina derivó en una caída de 22 puntos porcentuales, los obreros ya no tenían una inserción en ramas industriales, en cambio a partir del 2003 en adelante se ha mantenido la participación del empleo industrial pero con crecimiento, y el desempleo pasó del 25 al 6 por ciento”, argumentó.
Por su parte, Scioli pidió “dejar atrás las falsas antinomias entre campo e industria, a fin de lograr avanzar en el desarrollo y la generación de valor en distintos sectores en pos del futuro del país».
«Celebro además que la conferencia se dé en un marco de cambio objetivo, político y económico, tomado por la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) para facilitar el clima de negocios, la confianza, promover la inversión y resolver las asignaturas pendientes, lo que es posible gracias a los cambios que se hicieron en estos años», dijo Scioli.
El gobernador agregó que «la Argentina avanzó en un proceso de desendeudamiento, lo que nos permite mejores condiciones para poder seguir adelante con armonía en el plano social y productivo».
«La provincia congrega más del 50 por ciento de las industrias de nuestro país y por eso tenemos una gran influencia y responsabilidad», manifestó el gobernador.
Tomada, por su parte, manifestó que en la Argentina “hay nuevos desafíos pero los valores y principios son los mismos”.
“Argentina, desde el 2003, está en una situación inédita tras un gran crecimiento económico con inclusión social», dijo Tomada, y señaló que el Gobierno nacional, luego de haber confirmado democráticamente en ocho elecciones ser la primera fuerza de la Argentina, «enfrenta nuevos desafíos que requieren nuevas respuestas”.
Finalmente, Giorgi dijo que que «hay una necesidad imperiosa de profundizar la industrialización del país desde lo que hicimos y de los desafíos que tenemos», y pidió «una industria de clase mundial para conseguir un desarrollo sustentable con inclusión».
Según Giorgi, en el ámbito internacional “no podemos decir que esa crisis que empezó en el 2007 esté superada, la que se inició en el proceso de desindustrialización, factor fundamental para que esto ocurriera”.
“Seguramente falta muchísimo pero nunca tuvo la Argentina una relación crédito al sector privado productivo como la que tenemos ahora que desde el 2003 subió 1019 por ciento”, enumeró.
Como desafío citó “poner a Argentina en industria de clase mundial entre el sector público y privado” y sostuvo que el Estado ha manifestado “su voluntad inquebrantable en mejoras de transporte ferroviario, manejo de hidrovía, y anuncios realizados recientemente en obras de infraestructura productiva”.