Los diputados confirmaron el aumento salarial de los legisladores nacionales y Monzó congeló las dietas

CAPITAL FEDERAL– La Cámara de Diputados rechazó la propuesta del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) para abrir el debate en el recinto sobre el aumento del 47% en las dietas que perciben los diputados y senadores nacionales a partir de este mes. Para ello se requería el aval de las tres cuartas partes de los legisladores, pero la votación resultó negativa con 112 rechazos y 104 adhesiones.

El diputado Néstor Pitrola (FIT), contrario a las subas, reclamó que se debata «a la luz del día y de cara a la sociedad» este polémico aumento. Propuso que se anularan los decretos firmados por las conducciones de ambas cámaras, que llevaron los ingreso de los diputados a 86.000 pesos mensuales promedio.

«Hay un divorcio entre los ingresos de los diputados de la realidad social que vive el pueblo trabajador», advirtió Pitrola y agregó que «en un país donde se discute un bono «burla» de fin de año, en un Congreso que no debate un pago de emergencia para los jubilados, en un recinto que va a discutir un presupuesto de ajuste, esto es un contraste brutal».

Sin embargo, más tarde Monzó anunció la suspensión parcial del aumento de dietas de los diputados, los aumentos de los gastos de representación y el incremento que se había dispuesto en los pasajes y dijo que se analizará cuál deberá ser el valor para cubrir esos gastos.

Emilio Monzó hizo la aclaración, previamente a la votación del proyecto de Presupuesto 2017, ante la polémica que se generó por la duplicación del gasto de representación, que se elevó de 10.000 a 20.000 pesos, y el aumento de los viáticos.

El incremento de las dietas desató una fuerte polémica ya que se incrementó un 47%, ya que, además del 31% otorgado a la categoría más alta que se traslada automáticamente a los legisladores, se sumó el aumento de los gastos de representación y de los viajes.

En un comunicado, Monzó aclaró que “la dieta de los diputados fue confundida y tergiversada”, y en este sentido explicó que “se estableció por resolución 13 del año 2011, de acuerdo al artículo 4° que fija a partir del 1° de enero de 2012, los conceptos de dietas de los señores legisladores nacionales en más del 20% de la remuneración que percibe un director del Congreso nacional”.

En este orden, el titular de la Cámara destacó que la dieta de los diputados tuvo un incremento del 18% en marzo y del 13% en agosto, producto del acuerdo de paritarias para todos los empleados del Congreso.

“Me hago responsable del sinceramiento de los gastos de representación y de los tramos aéreos”, sostuvo Monzó en el recinto de sesiones, y esgrimió que “junto con los presidentes de los bloques estimaré cuál es el gasto en que incurre un diputado nacional para estar en la Ciudad de Buenos Aires”.

El Presidente por su parte  admitió que “hubo una inflación” y que “hay que hacer un ajuste para ser medianamente equitativos”, pero reclamó a los congresistas no “pasarse” con los incrementos de sus sueldos.

El presidente Mauricio Macri pidió a los legisladores “no pasarse de largo” con el incremento de sus dietas y reclamó que el aumento se “acorde” al “esfuerzo que estamos haciendo todos los argentinos”. La suba que acordaron fue del 47%, es decir 16 puntos por encima del promedio paritario del 31%.

“Hay que reconocer que hubo una inflación, que hay que hacer un ajuste para ser medianamente equitativos, pero tampoco en estos momentos pasarse de largo”, reclamó el jefe de Estado en una conferencia en la ciudad de Santa Fe, luego de visitar las obras del Metrobús local.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA