Canal Encuentro estrena programación

BUENOS AIRES- Fernanda Rotondaro, directora de Encuentro aseguró que  “La idea es generar ‘incertezas’ en el espectadorAsí lo afirmó la documentalista que está al frente del canal desde abril.

En una entrevista publicada por la agencia Telam, y realizada por Laura Ferré Rotandaro calificó

el nuevo rumbo la señal pública como «generador de preguntas, sin bajada de línea, capaz de proponer experiencias intelectuales, pero gozosas».

Rotondaro trabajó en el canal hasta 2008 con gran incidencia en materia de programación y línea artística; de hecho, diseñó el segmento dedicado a los chicos, germen de Pakapaka, espacio que años más tarde comenzó a funcionar como canal independiente.

Télam: ¿Cuáles son los objetivos de Encuentro en esta nueva etapa?

Fernanda Rotondaro: Ampliar la mirada y abrir los horizontes del pensamiento, no trabajar desde una bajada de línea a transmitir, sino a partir de una apertura a diferentes puntos de vista sobre temas importantes, nos interesan más las preguntas que el discurso cerrado, proponer experiencias intelectuales, pero a la vez gozosas (una palabra que la documentalista visita con frecuencia). La idea de generar «incertezas» en el espectador, ya que el desafío consiste en romper la dicotomía entre quienes «saben» y los que no, mientras se intentan vencer los prejuicios ligados a qué debe ser un canal público cultural, conectarlo con la idea de «vanguardia», lograr cierta sintonía con los nuevos modos de consumir materiales audiovisuales, apelando a la diversidad narrativa y de lenguajes para ayudar a cumplir los objetivos.

T: ¿Cómo se traduce esta idea en propuestas concretas?

FR: «¿Qué piensan los que no piensan como yo?», la serie de filosofía que estrenamos el martes a las 22 es el programa emblemático capaz de sintetizar de esta idea. Empezamos a producirlo en abril y está realizado a partir de la reinterpretación del libro homónimo de Diana Cohen Agrest, quien modera el envío. En el formato que armamos, en cada emisión se abordan temas controvertidos de bioética, o sociales, como «Eutanasia», «Trasgénicos», Aborto», desde puntos de vistas contrapuestos (dos a favor y dos en contra) para que el espectador pueda sacar sus propias conclusiones y formar un pensamiento crítico y poderoso. Esa es la línea más clara y contundente del canal. Por ejemplo, si tenemos programas de historia, daremos las distintas visiones sobre el tema, en el caso de la filosofía tenemos desde Darío (Sztajnszrajber quien continúa al frente de una nueva temporada del ya clásico envío «Mentira la verdad») hasta Cohen Agrest, así el espectador con la disposición para animarse a ver algo que por ahí no concuerda con su sistema de creencias, sea bienvenido.

T: ¿La perspectiva latinoamericanista, una marca del canal, se conserva?

FR: Claro, son países muy próximos. Por ejemplo, en «¿Qué piensan los que no piensan como yo?» , en el capítulo sobre eutanasia, como invitado hay un médico colombiano, porque allí está permitida, para el tema aborto, se convocó a una médica uruguaya.

T: ¿Considera que la incorporación de diferentes opiniones sobre un mismo tema es el principal giro que le imprimen a la programación?

FR: Sí, resulta el cambio principal: trabajar con mucha libertad, ofrecer el material y que cada espectador consiga ampliar y recuperar la capacidad de escuchar al que piensa diferente, escuchar su argumento y debatirlo, poniéndolo en duda, en cuestión, con la cuota de pasión que despierta cada tema.

T: ¿Cómo se trabajará la exportación de contenidos?

FR: A ver, trabajamos para la audiencia argentina, como canal público incluimos tópicos claves para la audiencia local, pero la idea es trabajar desde el vamos en sistemas de coproducción con otros países. «Atlántico Sur», un proyecto que estamos encarando ahora de este modo, ya que es el usado para producir televisión en el mundo.

Participamos de Mipcom en octubre, una de las ferias de contenidos más importantes a nivel internacional, con muy buena recepción, hay muchos de estos encuentros y tenemos intención de participar de los mismos.

T: ¿De qué modo se implementará la participación de las producciones regionales en la grilla?

FR: El desarrollo de proyectos con los canales regionales tiene mucha importancia para nosotros, la idea es trabajar sostenidamente. En «Conversaciones en el laberinto» trabajamos con el Canal Acequia, de Mendoza. Los ocho capítulos del programa que arranca el jueves, conducido por la escritora Claudia Piñeiro, reúne a referentes de las letras como Carlos Gamerro, quienes van tras las huellas de Borges, al laberinto de la finca Los Álamos, en San Rafael. Ni bien terminemos de grabar, arranca otra producción sobre el Cruce de los Andes, una epopeya que en 2017 cumple 200 años.

T: ¿Qué lugar tienen los nuevos formatos?

FR: Cada producción implica una reflexión sobre el modo de contar, acerca de cómo construir una estructura a medida de lo narrativo. La idea es tener un equipo de desarrollo para la cuestión, si retomamos la idea de abrir los horizontes, uno de los objetivos es trabajar Encuentro como una plataforma productora de contenidos que contemple las redes sociales y la posibilidad de disponer de aplicaciones.

T: ¿Por qué se modificó el logo de Encuentro?

FR: La señal ya cumplió 10 años, estamos en un proceso de apertura y el branding del canal refleja el concepto: la misma compañía realizó el anterior, llevó adelante el nuevo diseño: si bien sigue enfatizando la letra «E» de las palabras «encuentro», «educación» y «equidad», está dentro de una estética más contemporánea, se trata de un logo en dos dimensiones, pero dotado de profundidad y al mismo tiempo sugiere la sensación de flexibilidad y cierto movimiento.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA