Se estima mayor cantidad de peregrinos a Luján por el efecto Francisco

 

LUJAN- Los organizadores de la tradicional peregrinación juvenil a Luján, que se realizará este fin de semana, esperan que el mensaje renovador que trajo el papa Francisco a la Iglesia católica incremente el número de peregrinos que marcharán hacia el santuario de la virgen patrona de Argentina.

«Con el llamado a hacer lío que hizo en Brasil, el papa Francisco nos dejó en bandeja una ola de entusiasmo juvenil», señaló el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, en una rueda de prensa en la sede de la arquidiócesis porteña en la que se dieron detalles de la peregrinación.

Para Poli, «desde el 13 de marzo se habla del `efecto Francisco` y parece que a mucha gente se le movió el agua del bautismo», por eso «sería una gran alegría poder ver un aumento» de fieles, aunque señaló que lo importante no son las «especulaciones numéricas» sino el compromiso de la gente.

Esta 39na. edición de la peregrinación lleva el lema «Madre, cuida la fe de tu pueblo que camina» y, como todos los años, la imagen cabecera partirá a las 12 del sábado desde Rivadavia y General Paz, en el barrio de Liniers, y arribará a la basílica el domingo, antes de las 7 para participar de la misa central que se celebrará frente al templo.

La primera marcha fue en 1975, cuando unos 30.000 jóvenes recorrieron a pie los casi 60 kilómetros que separan Buenos Aires de Luján y, año tras año, se fueron sumando fieles hasta convertir la peregrinación en el mayor acontecimiento de religiosidad popular del país, congregando más de un millón de personas.

«Se trata del acontecimiento de fe más grande del país. Aunque nosotros no la organicemos, la gente se autoconvoca igual. La cantidad de participantes siempre nos desborda, porque se suman miles y miles de fieles de todo el país», explicó Poli.

El arzobispo porteño -que sucedió a Jorge Bergoglio al frente de la iglesia de Buenos Aires- indicó que se trata de «un gesto de piedad popular del que somos muy respetuosos» y graficó que «la peregrinación es como un gran río de vida que fluye».

Por su parte, el padre Martín Rebollo Paz -de la Comisión de Piedad Popular a cargo de la organización- explicó que unos 5.000 voluntarios asistirán a los peregrinos en los puestos sanitarios que estarán colocados cada 500 metros.

Si bien formalmente la marcha comienza a las 12 del sábado, muchos jóvenes eligen empezar a caminar desde más temprano, por lo que los organizadores pidieron que no sea antes de las 8 de la mañana, que es el horario de inicio fijado para el operativo de seguridad.

Como novedad para este año, Rebollo Paz contó que una imagen de la Virgen de Luján que Francisco bendijo en su viaje a Río estará colocada en el puesto ubicado en las rutas 7 y 5, para esperar y acompañar a los jóvenes caminantes.

Participaron también de la rueda de prensa el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Eduardo García, y el padre Iván Dornelles, de la vicaría de niños, quienes invitaron a la tradicional misa de niños que se realizará una semana después, el sábado 12 de octubre en el parque Roca.

Hasta el año pasado, tanto la peregrinación a Luján como la misa en el parque Roca, eran momentos privilegiados de encuentro del hoy papa Francisco con dos realidades muy cercanas y queridas por él: los jóvenes y los niños.

«Este año hay un aire fresco que nos renueva a todos. Esperemos que también se vea renovada nuestra fe», concluyeron los organizadores.