Cerruti apelará el fallo que anuló una condena contra Lanata

CAPITAL FEDERAL-  En primera instancia, la justicia había establecido que el periodista debía pagarle a la legisladora porteña un resarcimiento de 15 mil pesos por daño moral, en una causa por injurias. Ahora, la Sala C de la Cámara Civil revocó esa decisión del juez Adrián Del Federico. Para Cerruti, la cuestión principal de su queja sigue siendo que se tome en cuenta el agravante de violencia de género.

La legisladora porteña Gabriela Cerruti aseguró que apelará el fallo de la Sala C de la Cámara Civil, que revocó la decisión de un juzgado de primera instancia que condenó al periodista Jorge Lanata a pagar un resarcimiento de 15 mil pesos por daño moral, en una causa por injurias a raíz de expresiones machistas y agraviantes contra ella. En declaraciones al diario Página 12, Cerruti afirmó que ni siquiera en la primera instancia se había tenido en cuenta que “la cuestión principal de mi reclamo sigue siendo que, en la causa por injurias y daño moral, se tomara en cuenta el agravante de violencia de género”.

El fallo de la Sala C, integrada por Beatriz Cortelezzi, Omar Díaz Solimine y Luis Alvarez Juliá, revirtió la decisión del juez Adrián Del Federico, titular del juzgado Civil N° 54 que, en octubre pasado, condenó a Lanata. La  denuncia de Cerruti tiene origen en las declaraciones que el periodista hizo en Radio Mitre, durante su programa Lanata sin filtro, el 9 de octubre de 2012, cuando se refirió a la labor periodística de Cerruti durante el menemismo. “Todos nos decían que conseguía información de Menem porque tenía una relación cámica con alguien, o con Menem o con Ramón Hernández o no sé con quién, con Kohan. Sinceramente, no me preocupa pero sí tenía buena información”, afirmó Lanata entonces.

La legisladora explicó que el fallo de la Sala sostiene que “no hubo daño al honor porque, como soy funcionaria pública, no tengo derecho a la privacidad ni a la intimidad, en una versión abierta y laxa de la real malicia; también dice que puede haber machismo y violencia de género, pero como esto es una consecuencia de lo otro, es decir, del hecho de ser funcionaria pública y de no tener privacidad ni intimidad, no se puede aplicar el agravante de violencia de género”. Y agregó que el fallo demuestra “un total desconocimiento del tema, porque yo no podía denunciarlo por violencia de género, porque no es considerado un delito”, por lo que tuvo que apelar a las figuras de daño al honor e injurias, ante las declaraciones de Lanata.

Cerruti hizo hincapié en que la violencia de género es “un problema cultural y los medios de comunicación tienen gran influencia en los cambios culturales. Pero esos cambios van a ser más difíciles de alcanzar si los mayores exponentes del machismo y del maltrato a la mujer son los principales exponentes de los medios de comunicación, en estos momentos, en Argentina”.

La postura de Cerruti tiene relación con el hecho de que “el tema de la violencia de género no está incorporado como delito en ningún lado sino como agravante”.

Además, la legisladora destacó: “En el caso específico de los medios de comunicación, en las causas por calumnias e injurias, no hay un delito especificado como violencia de género, sino una serie de pautas por cumplir, que no cumplen los medios y, mucho menos, las cumple Lanata”.

La legisladora porteña detalló que esas pautas son las que marca la ley de medios, pero que no se cumplen en forma efectiva, en el caso de algunos medios de comunicación. Cerruti señaló, como ejemplo, que “la semana pasada, cuando le llegaron las pautas a Lanata” relacionadas con el cumplimiento de la ley, lo de no hablar de crimen pasional –sino de femicidio– y la información sobre a quién hay que acudir en caso de maltrato a la mujer, “su respuesta fue decir que él no las iba a cumplir”.

Postura sostenida

En octubre de 2014, cuando se conoció el fallo de primera instancia, Cerruti habló con esta agencia y explicó: “Lo central de la demanda para nosotros tiene que ver con que sea enmarcada en violencia de género. Y no es que me sienta agraviada en lo personal sino que siento que los dichos son parte del discurso violento que se reproduce hacia las mujeres en algunos medios de comunicación. Debemos sacar ese discurso de los medios. No es un tema personal sino de estereotipo de violencia contra todas las mujeres, porque muchas veces la violencia comienza de forma discursiva y termina en otro tipo de agresiones”, dijo Cerruti a Infojus Noticias.

“Si bien me siento contenta y conforme con que hayan hecho lugar a la demanda por daños, porque me parece que hay que poner algún límite y que el periodismo no puede tener impunidad para andar diciendo cualquier cosa, creo que insistiremos para que se considere la violencia de género. Esto no es ni personal mío ni personal contra Lanata: es, básicamente, como funcionaria pública, como militante de género y también como periodista”, dijo Cerruti.