Médicos pidieron que se destraben las importaciones de insumos para la salud

LA PLATA- La Asociación Sindical de Profesionales de la Salud bonaerense (ASPS) reclamó que se dejen de imponer trabas al ingreso de insumos médicos desde el exterior, al advertir que van a pagar el faltante con «vidas humanas».
«Que la presidenta (Cristina Fernández) dé ya instrucciones a sus funcionarios para terminar mañana mismo con las trabas a la importación de material biomédico», exhortó la titular de la ASPS, Viviana García.
La dirigente reveló que hoy se han quedado «sin suero en los hospitales, por lo que se suspendieron las cirugías programadas para atender emergencias, y alertó: «La falta de insumos la vamos a pagar en vidas humanas».
También comentó que han llegado «a un límite impensado por la falta de insumos básicos, hacer trueques entre hospitales, jeringas por sueros, por ejemplo para seguir manteniendo los servicios».
La titular del gremio que representa a 14.000 trabajadores de los 77 hospitales bonaerenses y de otros centros de salud, exigió a las autoridades «que atiendan de manera urgente la situación de emergencia a la que llegamos por las trabas de Nación a la importación y también por la falta de pago a los proveedores por parte del gobierno provincial».
«Son factores que nos hicieron llegar al día de hoy a una situación alarmante y en el marco de una política de ajuste en la provincia y en el país», alertó.
García explicó que «desde la Nación se cierran las importaciones sin prever que en el caso de los insumos hospitalarios la producción nacional no alcanza a abastecer el mercado interno o directamente no la hay».
A modo de ejemplo, mencionó «el caso de las llaves de tres vías, indispensables para los servicios de terapia, tanto de adultos como pediátricos y neonatales, medios de contraste, indispensables para estudios y distintas intervenciones quirúrgicas, materiales descartables, como jeringas de insulina y guantes, además de medicación oncológica y antibióticos».
«Por otro lado, el gobierno provincial tomó la decisión de pagar con bonos a los proveedores, en algunos casos a cobrar en el 2014 y esto lleva a que actualmente las compras se estén realizando en forma directa desde los hospitales, utilizando fondos del Plan Nacer y de la cuenta SAMO, con precios exorbitantes, que en muchos casos superan el 200 por ciento de su valor de mercado», agregó García.
En igual sentido, mencionó que «la falta de sueros ya ha obligado a que en muchos nosocomios se hayan tenido que suspender las operaciones programadas, para poder preservar el escaso material que hay para la emergencia; tampoco pueden funcionar los laboratorios porque faltan reactivos para realizar los distintos estudios y hubo un gran retroceso en la calidad de atención a los pacientes».
«En las áreas quirúrgicas no se pueden reparar los electrobisturís por falta de presupuesto, volviendo a prácticas quirúrgicas abandonadas hace años», lamentó.