Se complica el desayuno: ya hasta el mate cocido es un lujo

Aviso publicitario
banner moron

 

BUENOS AIRES- La producción  de mate registró una caída de 20% en el período enero-mayo de este año por bajo precio pagado a los productores y condiciones climáticas, entre otras cosas.

Entre los meses de enero y mayo fueron procesados 260,4 millones de kilos de hoja verde, contra los 326,4 millones del 2016, según los datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM). En este sentido hubo una caída del 20% respecto al mismo período del año anterior.

A lo largo del año los productores de yerba mostrando su disconformidad con el precio pagado por la industria y llevaron adelante protestas y cortes de ruta. En este marco, en abril el Gobierno, a través del Ministerio de Agroindustria, fijó nuevos precios para pagar al productor, que implicó un aumento de 24,17%  para la hoja verde y 23,13% para hoja canchada.

Pese a esto los trabajadores señalaron que en muchas ocasiones no se respeta tal precio.

Asimismo por los constantes aumentos de precio y las decisiones que las familias tienen que tomar para elegir qué productos privilegiar en la canasta familiar, además de poder pagar con sus magros salarios la luz, el agua y el gas, el consumo de leche alcanzó el nivel más bajo desde el 2003

Luego de que el ministro de Trabajo Jorge Triaca aplique a su voluntad la suba del salario mínimo, se conoció que el consumo de leche ocupa el 20% del mismo para una familia promedio. Esto demuestra una pérdida del poder adquisitivo del salario y una constante suba en los precios de los alimentos básicos.

Si se tienen en cuenta los datos arrojados por la Subsecretaría de Lechería del Ministerio de Agroindustria de la Nación, en 2016 los argentinos consumieron, en promedio, 40,1 litros de leche, siendo esta la cifra mñas baja de consumo desde el año 2002-2003 cuando se consumieron 37,8 y 37,3 litros respectivamente.

Cabe recordar que en los ´90, el salario mínimo alcanzaba para comprar 200 sachets de leche, recordando que el entonces presidente Carlos Menem fijó y congeló el haber en $200. Luego de que se reactiva el Consejo del Salario en 2004, el consumo de leche creció en nuestro país, reflejando en 2015 que el salario mínimo alcanzaba para comprar 532 litros de leche.

En la actualidad el salario mínimo sirve para comprar 322 sachets de leche, arrojando que en 18 meses, la pérdida del poder adquisitivo del salario y el aumento de los precios de los alimentos -particularmente de los lácteos- redujo el poder de compra en nada 210 litros. El observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) afirmó que «los efectos recesivos del proceso inflacionario en 2016 afectaron el consumo doméstico y es altamente probable que ello no se revierta en el corto plazo».

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se recomienda como mínimo, el consumo de 500 mililitros por jornada por niño, ya que un vaso de leche (200 ml) aporta aproximadamente un 30% de la dosis diaria de calcio recomendado.

 

DEJA UNA RESPUESTA