Comodoro Rivadavia devastado por la inundación

CHUBUT – El intendente denunció que la ayuda del gobierno provincial fue “más protocolar que efectiva” y que el aporte de Nación es insuficiente. “Hay que recuperar toda una ciudad, hacer calles, viviendas”, describió. Más de 1200 evacuados y barrios aislados.

Calles que ya no existen. Grietas de más de un kilómetro de largo. Barrios aislados. Más de 1200 evacuados y una cantidad aún desconocida de autoevacuados. Con la voz quebrada, el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, pintó un panorama desolador sobre los efectos del temporal que asoló su ciudad. Y advirtió que la ayuda gubernamental por el momento fue “más protocolar que efectiva”. Afirmó que “el Gobierno nacional mandó algunos camiones de mercadería, pero se necesita mucho más que eso”.

En declaraciones a Radio Rivadavia, Linares señaló que por un lado se necesitan “las cosas básicas ante una catástrofe”, pero destacó que sobre todo se requerirán “un fuerte compromiso de Provincia (Chubut) y Nación”. “Hay que recuperar una ciudad, hacer calles nuevas, viviendas. Lo demás, el cariño de todo el país, es muy emotivo y ayuda con la alimentación y lo básico, pero el miedo que tenemos es que después que las cámaras se vayan y el sol salga, qué va a pasar por todo esto”, dijo el jefe comunal.

Consultado sobre la ayuda recibida en el distrito desde los gobiernos provincial y nacional, Linares dijo que el acompañamiento del gobierno de Chubut fue “más protocolar que efectivo”. Con respecto a la gestión de Nación, contó que “hubo un llamado de Economía la semana pasada y mandaron algunos camiones de mercadería, pero lo que se necesita es mucho más que eso”.

El intendente recordó que en dos días cayó una cantidad de lluvia comparable a la que suele haber en cinco años, y que la topografía local no ayuda porque la ciudad está encerrada entre el cerro y el mar, y quedó atrapada “entre la lluvia torrencial y la marejada”.

“Hay gente que tiene que rehacer su vida completamente. Hay calles que no están más. Hay una grieta de 5 metros de profundidad por 1 km de largo. Hay gente que todavía no puede salir de un barrio, por la grieta que se hizo, no tienen por donde salir y estamos pasando alimentos por grúas. Quedaron aislados”, describió el intendente.

Si bien la principal ayuda que se necesita es de las gestiones provincial y nacional, se siguen recibiendo donaciones en la Casa de la Provincia de Chubut en la Ciudad de Buenos Aires (Sarmiento 1172). Se puede contribuir con ropa, calzado, alimentos no perecederos, etc.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA