Se abordaron 46 casos de acoso escolar en la niñez bonaerense durante el 2013

LA PLATA- Un total de 46 casos de bulliyng o acoso escolar fueron tratados por el Sistema de Promoción y Protección de Derechos del Niño durante el año pasado, según un informe de la Secretaría de Niñez y Adolescencia bonaerense.
Se trata de 21 niñas y 25 niños o jóvenes menores de 18 años, cuyos casos fueron abordados por los Servicios Locales o Zonales de 17 municipios, de acuerdo con el trabajo elaborado por el Registro Estadístico Unificado de Niñez y Adolescencia (REUNA).
El informe precisa que 15 casos fueron por presentación espontánea de la víctima o sus familiares, 11 por instituciones educativas, 10 por la justicia y 7 por organismos de Seguridad, en tanto Salud, el Consejo de Niñez porteño y el Registro Nacional de Chicos Extraviados presentaron un caso cada uno.
El secretario de Niñez y Adolescencia, Pablo Navarro, dijo que «si bien son pocos los casos registrados comparados con otras causas, como el maltrato intrafamiliar, también es cierto las situaciones de acoso o de violencia escolar «no son denunciadas y muchas veces los niños o sus padres no piden ayuda profesional».
Navarro consideró «fundamental» que los chicos o sus referentes adultos, como familiares y docentes, «puedan alertar sobre estas situaciones» y si no hallan soluciones pidan «ayuda profesional».
«También pueden acercarse a los Servicios Locales de Promoción y Protección de Derechos que funcionan en más de 120 municipios o comunicarse a la línea telefónica gratuita en el número 102»,apuntó.
La Subsecretaría de Promoción de Derechos del Niño, la cartera educativa y otras dependencias oficiales elaboraron en 2012 una «Guía de Orientación para la intervención en situaciones conflictivas y de vulneración de derechos en el escenario escolar», un protocolo para que los docentes sepan cómo actuar en esos casos.
«El hostigamiento supone el padecimiento, por parte de uno o más miembros estigmatizados de la comunidad escolar, de formas de agresión sostenidas en el tiempo. Esto puede darse dentro del ámbito escolar o fuera», muchas veces a través de las redes sociales, advierte la guía.
Los expertos instaron a los equipos de orientación escolar a entrevistar a los padres o responsables de todos los involucrados en el conflicto y, en base a cada caso, acordar una estrategia de intervención que puede incluir el pedido de asistencia al Sistema de Promoción y Protección de Derechos de la provincia.
La licenciada en Educación y docente de la Dirección Provincial de Planificación de la Secretaría de Niñez, Julia Zafra, señaló que el bullying «no es una agresión cualquiera en el ámbito escolar».
«Es el hostigamiento y la violencia sostenida en el tiempo y requiere de una complejidad relacional entre un niño o adolescente que no puede controlar sus niveles de agresividad y su capacidad de percibir al otro como sujeto de derecho, y una víctima con cierto grado de vulnerabilidad», explicó.
Zafra, con amplia experiencia en la intervención profesional ante el abuso y maltrato infantil, sostiene que «el hostigamiento sucede en la escuela porque es el primer ámbito exogámico de la familia».
«Es probable que quien es agresivo en la escuela también lo sea en su hogar, pero tal vez esas conductas no sean visibilizadas o quizás se observan y no se evalúan como algo inadecuado», indicó.