Juzgarán a siete acusados de integrar una banda que asesinó a un hombre en 2013 en  La Matanza

LA MATANZA- Siete personas serán juzgadas hoy acusadas de integrar una banda que asesinó a 15 iros y varias cuchilladas a un hombre tras una disputa barrial

Los imputados fueron identificados por la Justicia como Jonathan Alejandro Quiñones (28), Emiliano Román Lizarraga (23), Juan Carlos Aquino (29), Sabrina Yaqueline Lizarraga (31), Ana María Alegre (60), Elías José Galleguillo (27) y Francisco Alberto Aquino (30).

Fuentes judiciales informaron a Télam que todos ellos llegaron al juicio detenidos por el delito de «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, por ensañamiento y con el uso de arma de fuego» en perjuicio de Javier Emir «El Tuero» Villagra (33), por el que podrían ser condenados a prisión perpetua.

Los acusados serán juzgados por Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de La Matanza, integrado por los jueces y Matías Mariano Deane Gabriela Silvia Rizzutto y Javier Mario Gonzalez; mientras que el fiscal de juicio será Alfredo Luppino.

Según las fuentes, las audiencias se desarrollarán en el edificio judicial situado en Mendoza 2417 de San Justo bajo una fuerte custodia policial ya que se teme que se produzcan incidentes entre familiares de la víctima y de los acusados.

El hecho que será ventilado durante el debate oral ocurrió el 18 de marzo de 2013, alrededor de las 18, en la tira 29 casa 451 del asentamiento San Petersburgo, situado en la localidad de Isidro Casanova, de La Matanza, en el sudoeste del conurbano.

El fiscal de Homicidios de dicho departamento judicial Carlos Arribas, a cargo de la etapa de instrucción de la causa, estableció que los imputados integraban una organización denominada «La banda de los de adelante» y que mantenía disputas con otras personas del barrio.

De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio del expediente, al que tuvo acceso Télam, desde hacía dos semanas que entre los vecinos del asentamiento corría el rumor de que iban a atacar a Villagra debido a una vieja rivalidad con la mencionada banda.

Durante la investigación, las hermanas de la víctimas señalaron a los ahora acusados como los autores del crimen de Villagra.

Según esos testimonios, «La banda de los de adelante» fue a buscar a la víctima directamente para matarla y para ello utilizaron armas de distinto tipo.

Las testigos coincidieron en que uno de los sospechoso portaba «una Ithaca con una tira de balas cruzada en el hombro».

«Francisco Aquino tenía dos pistolas, una en cada mano; un hombre apodado ‘El cabezón’ portaba un arma en la mano, otra en la cintura y una cuchilla; Sabrina Lizarraga tenía una campera rosada con un chaleco antibalas abajo y portaba un arma tapada con un trapo; Ana Alegre también tenía un arma y un chaleco azul; y Jonathan Quiñones tenía dos pistolas en sus mano», precisó una de las hermanas de Villagra.

La mujer también contó que «tres sujetos encapuchados hablaban como la Policía, decían ‘rodeen todo’ y hablaban todo el tiempo por handy dando órdenes».

Ante esta situación, la víctima intentó esconderse en la vivienda de una vecina pero los agresores lo descubrieron y tras cercarlo comenzaron a gritar para que saliese.

«Rompieron el chapón de ingreso de la casa, donde comenzaron a tirar tiros pidiendo que salga Javier. Entonces se metieron hasta el patio de la casa y lo sacaron», contó la hermana.

En esas circunstancias, tres de los atacantes le efectuaron varios disparos en las piernas al tiempo que le decían: «Viste que te íbamos a encontrar, tuerto hijo de puta».

Mientras que otro de los agresor le dio a la víctima varias puñaladas con un cuchillo de carnicero en la cara y en la panza, y luego todos los integrantes de la banda lo remataron a balazos cuando estaba tirado en el piso.

Luego del brutal ataque, Villagra fue trasladado de urgencia al Hospital Interzonal Diego Paroissien de Isidro Casanova, donde murió cerca de las 18.40 a raíz de las lesiones sufridas.

«Le efectuaron disparos con armas de fuego de distintos calibres en primera instancia sobre sus piernas a efectos de prolongar su sufrimiento y luego sobre toda la humanidad de la víctima, provocándole quince orificios», determinó posteriormente la autopsia.

 

DEJA UNA RESPUESTA