Los planes de urbanización programados por la Secretaría de Hábitat beneficiarán a 100.000 habitantes

BUENOS AIRES- Son habitantes de asentamientos y villas de emergencia que serán beneficiados con las intervenciones integrales que proyecta realizar a corto plazo y en un centenar de barrios populares de todo el país la Secretaría de Acceso al Hábitat, anticipó su titular, Rubén Pascolini.

Los planes de urbanización programados contemplan una inversión de más de 900 millones de pesos en servicios básicos: casi 500 millones en cloacas; 247 millones en obras para suministro de agua potable; y 169 millones en instalaciones de electricidad.

La nueva Secretaría -cuya creación fue anunciada anoche por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner- “profundizará, ampliará y potenciará la actividad de la Comisión Nacional de Tierras Padre Carlos Mujica, que viene trabajando en la materia desde 2008”, dijo Pascolini.

El funcionario destacó que el trabajo de la Comisión “ya benefició a 300 mil familias y se generaron 30 mil nuevos lotes”, a la vez que “intervinimos en infinidad de conflictos de tierras urbanas aportando criterios de equidad y razonabilidad”.

En cuanto al nuevo programa, que implicará un fuerte refuerzo presupuestario, “comenzará con cien barrios, 42 de ellos en el conurbano bonarense y el resto en todo el territorio nacional”, precisó Pascolini.

Además de las inversiones señaladas, en materia de urbanización se destinarán casi mil millones de pesos para pavimentación de calles y veredas, 168 millones para escrituraciones y 37 millones para instalar salones comunitarios de usos múltiples en las 400 manzanas seleccionadas.

El secretario Pascolini dijo que los barrios a beneficiarse están localizados, en general, sobre tierras fiscales, aunque “en algunos casos se sitúan sobre tierras privadas en los que no hay conflictos ni judicialización”.

“La ejecución de la infraestructura y equipamiento comunitario será paralela a la regularización dominial, porque vemos que conviven situaciones de informalidad con fuertes déficit en términos de servicios esenciales y de plazas, playones deportivos, salas sanitarias”, agregó el secretario de Acceso al Hábitat.

La normalización de dominios y escrituras -agregó- dará a los propietarios igualdad de oportunidades en el acceso al crédito formal, mientras los cambios barriales reforzarán la seguridad y los integrarán con las grandes ciudades adyacentes.

La inversión total prevista -más de 2.100 millones de pesos- generará asimismo “nuevos puestos de empleo y un rédito sobre las barriadas vecinas, porque mejorará todo el contexto”.

“La metodología de intervención es la mesa de gestión, en la que participan distintas instancias del Estado, las provincias y municipios, así como las organizaciones sociales”, explicó Pascolini.

Entre las múltiples experiencias previas, mencionó los casos del barrio Don José, en la localidad bonaerense de Florencio Varela, y La Carbonilla, en La Paternal, Ciudad de Buenos Aires.

“En esos espacios -señaló el secretario- se utilizó capacidad vacante del Ejército argentino, en materia logística, del cuerpo de ingenieros, y de equipamiento, lo cual permitió avanzar con rapidez en los trabajos de parcelamiento y en las redes de agua, cloaca y electricidad”.

“A los objetivos planteados, la nueva Secretaría le agregará más presupuesto y autoridad, a fin de desarrollar junto con provincias y municipios las obras necesarias para transformar esas villas y asentamientos, incorporarlos a la trama urbana y dar a sus habitantes el acceso a la propiedad de la tierra”, resumió Pascolini.