Operarán en un hospital público a obeso que pesa más de 300 kilos

TRES DE FEBRERO- Un obeso mórbido que pesaba 300 kilos será sometido a una cirugía bariátrica en el Hospital Bocalandro del partido bonaerense de Tres de Febrero, en el marco del nuevo programa de Alimentación Saludable de la provincia, que tiene más de 100 pacientes bajo asistencia en forma gratuita.
El hombre de 55 años, quien permanece en el centro de salud desde hace un mes y 20 días, bajó 20 kilos desde su ingreso al hospital, reportó el ministerio de Salud, mientras el cirujano que estará a cargo de la intervención, Alberto Ferreres, dijo que «deberá bajar varios kilos más antes de la operación».
El especialista explicó que la intervención se realizará en dos etapas y expresó que «primero le colocaremos un balón gástrico, que es un método reversible para que baje más de peso, y recién en una segunda etapa evaluaremos la posibilidad de un by pass que, de todos modos, requiere de mucha disciplina en el post operatorio».
En el marco del tratamiento previo a la cirugía el paciente, identificado como Ángel José Martínez, cuenta con asistencia psicológica y es controlado por médicos, kinesiólogos y nutricionistas.
Martínez, quien se dedicaba al boxeo, es uno de los pacientes del nuevo Programa de Alimentación Saludable del ministerio de Salud que incluye, como parte del tratamiento, cirugías bariátricas gratuitas.
Más de 80 cirugías bariátricas gratuitas se realizaron desde abril en hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires a partir de la implantación del nuevo Plan Provincial de Alimentación Saludable, que atiende a otras 115 personas obesas mórbidas, que podrían ser potenciales beneficiarios de esta herramienta para bajar de peso.
Se trata de 82 operaciones que achican la capacidad del estómago y que se efectuaron en los hospitales Bocalandro de Tres de Febrero, El Cruce de Florencio Varela, San Martín y Gutiérrez de La Plata.
Según un informe de la cartera sanitaria, alrededor de 115 obesos mórbidos (clasificación que se realiza a partir de un índice de masa corporal, talla y peso de cada paciente) están en tratamiento y podrían ser potenciales pacientes de este tipo de cirugía en el corto plazo.
El ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia, advirtió que “ante todo hay que tener en claro que estas operaciones son una herramienta más del tratamiento pero no constituyen soluciones mágicas”.
En este sentido, explicó que en cada hospital donde se hacen estas operaciones el paciente es tratado por nutricionistas, psicólogos, fisioterapeutas, kinesiólogos y clínicos antes de entrar al quirófano.
En tanto, Mónica López, coordinadora del Plan Provincial de Alimentación Saludable, explicó a Télam que dentro del Programa “hay dos áreas: una preventiva, vinculada a las directrices para una alimentación saludable y la actividad física; y otra asistencial, orientada al abordaje de la obesidad, la anorexia y la bulimia”.
“Dentro del tratamiento contra la obesidad está el programa de cirugías bariátricas, que es el último estadio al cual una persona llega”, prosiguió.
Antes de arribar a esa instancia, explicó la médica, «se evalúa al paciente y se lo envía al centro de peso, un ámbito interdisciplinario en el que trabajan psicólogos, nutricionistas, clínicos y profesores de educación física”.
Allí, las personas empiezan con una actividad programada que durará, en total, tres meses. La profesional sostuvo que “en esa instancia, ya comienzan con un descenso de peso”.
“Después de realizar este tratamiento, se les hace un balón gástrico para poder agilizar el descenso de peso y luego se efectúa la cirugía bariátrica, que es la que permitirá alcanzar al peso ideal”, detalló.
El balón gástrico es una de las metodologías que se utilizan para disminuir la ingesta, ya que da la sensación de saciedad, de plenitud para que el consumo de alimentos sea menor.
López afirmó que “recién después de los primeros meses de tratamiento, donde hubo un importante descenso de peso, se hace la cirugía bariátrica o cinturón gástrico”.
“Tras la intervención, el paciente tiene una vida ambulatoria y normal en el ámbito familiar. Se realizan los controles clínicos, nutricionales, psicológicos y debe realizar actividad física”, graficó y agregó que “como el tratamiento es paulatino, se buscan el cambio de conductas y lograr hábitos saludables en la forma de vida”.
“Hay más de 115 pacientes que son candidatos a realizarse la cirugía en cualquier momento. De todas maneras, muchas personas que comienzan el tratamiento con el fin de operarse, terminan no haciéndolo porque resulta innecesario”, explicó la médica y sostuvo: “es decir, logran un descenso de peso tan significativo que no requieren de la cirugía”.
“El hecho de poder reinsertarse social y laboralmente hace a la calidad de vida de las personas”, sintetizó López y consideró que “además, les devuelve su autoestima ya que en muchos casos se trata de personas que habían dejado de trabajar por su condición física, de salir y de caminar”.
“No obstante, en la provincia tenemos esta mirada muy orientada hacia lo preventivo: trabajamos mucho en alimentación saludable y actividad física para no llegar a la operación”, finalizó.

2 COMENTARIOS

  1. es nesesario gastar plata en esta gente habiendo tantos chicos que nesesitan de la salud publica esta clase de gente que han malgastado su vida comiendo como loquitos en donde estamos’ en cuba.

  2. Me gustaría saber si se puede hacer el baypass gastrico con 66 años de edad y teniendo problemas de salud como diabetes, hipertensión y dolores muy fuertes en las articulaciones siendo mi peso de 135 kg

Comments are closed.