Profundizan transformación en cárceles bonaerenses

LA PLATA- El secretario de Derechos Humanos, Guido Carlotto, y la jefa del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Florencia Piermarini, anunciaron que mediante la articulación de políticas públicas buscarán “transformar” las cárceles bonaerenses.
En una reunión mantenida entre los funcionarios, “se evaluaron formas de articulación que, en el mediano plazo, se traduzcan en avances taxativos para continuar y profundizar la transformación estructural en el sistema penitenciario de la provincia de Buenos Aires”, se informó en un comunicado.
“El objetivo es la erradicación de prácticas y estructuras autoritarias, la prevención contra la tortura, y la formación de agentes”, se aclaró.
Tras el encuentro, el secretario de Derechos Humanos, Guido Carlotto, destacó la decisión de disolver la Unidad 29 de Melchor Romero como unidad de traslado: “ese fue un reclamo histórico tanto de esta Secretaría como de otros organismos de DDHH. Es necesario consolidar esta política en el sistema”.
Uno de los ejes del encuentro fue la Comisión de seguimiento de las medidas cautelares presentadas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre la situación del SPB.
“Dicha Comisión, que reúne regularmente en una mesa de trabajo a representantes de las secretarías de DDHH de Nación y Provincia, la subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia, el SPB, la Comisión Provincial por la Memoria, el CELS y legisladores provinciales, está trabajando activamente en el análisis de las transformaciones llevadas a cabo en los últimos años y las nuevas propuestas en el ámbito del sistema carcelario provincial”, explicó Piermarini.
Dentro de los puntos a trabajar se destaca la prevención de situaciones de violencia, torturas, y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes; mejoras progresivas en las condiciones de detención; la estructura del SPB y el régimen disciplinario; la tutela judicial efectiva; y el avance sobre una agenda legislativa para la modificación del Código Penal, la situación penitenciaria y protección de los derechos de personas privadas de libertad.
En ese sentido, Carlotto detalló que “hay que reconfigurar y fortalecer un mecanismo provincial interministerial de prevención de la tortura, lo cual se sumará a los que ya vienen desarrollando y a las que puedan implementarse en el futuro”.