Caso Candela: Mariotto insiste con “connivencia” de policías, Justicia y políticos

LA PLATA – El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, volvió a opinar sobre el caso Candela. Pidió a responsables políticos que no miren «para otro lado» y asoció las amenazas contra el juez Alfredo Drocchi, con una presunta «connivencia» entre «sectores de la Policía Bonaerense, la Justicia y la política».

El Vicegobernador de la Provincia, Gabriel Mariotto volvió a referirse a la investigación del caso Candela y argumentó que la comisión especial del Senado bonaerense que él impulsó para «aportar esclarecimiento» al secuestro seguido de homicidio de la niña de 11 años, elevó un «informe» al Ejecutivo provincial con la «recomendación de la separación del cargo de una treinta» policías -entre ellos el propio jefe de la fuerza, Hugo Matzkin- y «nadie lo tomó en cuenta».

Además, volvió a definir al caso como «un secuestro seguido de muerte relacionado con un tema de narcotráfico vinculado con (el distrito de) San Martín».

«Lo peor que puede ocurrir es la connivencia de la Policía con el delito, con la cobertura de la Justicia y con la distracción de la política. Lo de Drocchi se suma a esto; ayer sufrió otra intimidación, y las intimidaciones son moneda corriente», enfatizó Mariotto en declaraciones por radio Del Plata.

Al respecto, sostuvo que «no es toda la fuerza policial la que tiene connivencia con el delito», y aclaró que hablaba de algunos «sectores» y advirtió que, «en honor a los funcionarios policiales honestos, a los funcionarios judiciales honestos y a la política honesta, esto hay que ponerlo en palabras, dar visibilidad y no mirar para otro lado».

En relación a el informe final que realizó la Comisión Candela en septiembre del año pasado, dijo que desde el Senado provincial, «la comisión Candela» elaboró un «informe» que «se elevó al Ejecutivo (bonaerense), se elevó a la Procuración, se elevó al Tribunal Superior y también se elevó a la Cámara Federal de San Martín para que la Justicia Federal tomara partido, y nadie de los que recibieron ese informe lo tomó en cuenta».

«No rebatieron con un escrito los ejes que la comisión planteaba ni dieron cuenta de la recomendación que hacía sobre la separación del cargo de una treinta de funcionarios policiales, incluso, los de mayor jerarquía», expresó Mariotto y agregó que, «tras ese trabajo, vino la muerte del testigo (Roberto Aníbal), llena de sospechas».

La semana última, Aníbal, quien había declarado como testigo en la causa, murió por las heridas que le provocó una explosión ocurrida en su casa, hecho del cual se sospecha que fuera un accidente.

Ayer, Drocchi, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Matanza, sufrió un asalto y fue golpeado cuando regresaba a su casa tras denunciar en un programa de TV «connivencia entre un sector de la Policía (bonaerense) y la Justicia» para que no se resuelva el caso.