LLega “Ataúd Blanco” a los cines

BUENOS AIRES- Julieta Cardinali protagoniza “Ataúd blanco”, una nueva y terrorífica propuesta del especialista argentino en género fantástico Daniel de la Vega, que se estrena hoyy en la que encarna -con amplitud de recursos- a una madre desesperada por el rapto de su hija, que es obligada a participar de un juego perverso de supervivencia, crímenes y ritos satánicos, para poder recuperarla.

Una mezcla entre filme de acción y road movie que combina elementos de diversos subgéneros del terror, “Ataúd blanco” propone un juego de supervivencia con sus propias reglas y obstáculos, una carrera sangrienta contra el tiempo y la muerte, en la que el personaje interpretado por Cardinali es sometido a una presión psicológica imposible.

“Mi personaje es una madre que pierde a su hija. Tomé esa sensación de desconcierto como hilo conductor, eso es lo que me llevó hasta el final para mostrar cómo una madre puede hacer todo por recuperar a su hija. La propuesta era ver hasta dónde puede ir uno para llegar hasta donde quiere llegar, y qué es lo que ella es capaz de hacer para encontrarla”, afirmó Cardinali sobre el planteo moral que definió su papel.

Junto a un elenco compuesto por Eleonora Wexler, Fiorela Duranda, Rafael Ferro, Verónica Intile, Damián Dreizik y Pablo Pinto, la actriz afronta su primer papel protagónico y lo hace asumiendo un personaje difícil propio del género fantástico: “Me tiré a la pileta completamente, porque sabía que tenía una buena red. Es una película que no se puede hacer a medias, uno tiene que decidirse y entregarse por entero”.

En diálogo con Télam, Cardinali recordó que “hace casi tres años, cuando estaba haciendo la serie ‘Farsantes’, De la Vega me acercó un guión para una participación en ‘Necrofobia’, su película anterior. Investigué un poco y me di cuenta que era un director de género con gran trayectoria. Fue por eso que me animé a probar y cuando vi el resultado final quede fascinada. Es un gran director, lo admiro mucho”.

“Por eso -agregó- cuando Daniel me entregó el guión de esta nueva película no tuve ninguna duda, estaba muy contenta. Es mi primera película de género y me animé a hacerla porque confío en él como director y productor. Es una persona que sabe mucho del género y es un fanático que lo hace muy bien, haberlo descubierto hizo que me animara a protagonizar esta película”.

La actriz de filmes como “Los del suelo”, de Juan Baldana, “Valentín”, de Alejandro Agresti, o “¿De quién es el portaligas?”, de Fito Páez, acaba de presentar “Ataúd blanco” en el Horror Film Festival de Nueva York y aseguró que “es muy impresionante que se haga una película de género de este nivel en nuestro país, estoy muy contenta. Nos fue muy bien en el exterior, donde el circuito del cine de terror es enorme y cuenta con un público muy grande”.

En este nuevo filme escrito por los hermanos Adrián y Ramiro García Bogliano, Cardinali interpreta a Virginia, que hará lo imposible para rescatar a su hija, secuestrada en un pequeño pueblo perdido en el campo, donde deberá enfrentar no sólo el silencio y la complicidad de algunos de sus pobladores, sino también un juego sangriento donde descubrirá secretos, resurrecciones y rituales satánicos.

“Tuvimos muchos ensayos que tenían que ver con el desglose del guión y con tomar decisiones acerca del carácter del personaje. Virginia es una mujer totalmente normal, pasiva, pero frente a una circunstancia tan fuerte se convierte en una topadora, y no mide las consecuencias, avanza como un caballo con anteojeras, que no duda y va siempre para adelante”, señaló la actriz.

Y añadió: “Buscamos los puntos de quiebre donde Virginia se convertía en otra persona literalmente, donde se convierte en una guerrera y sufre una transformación total. Ella entra en este juego sin pensar, sin usar la cabeza. Si se detuviera un poco a pensar no habría película. Ella decide aceptar ciegamente todas las reglas de juego que le proponen, porque es la única manera de llegar a su hija”.

De esa manera, y a causa de su desesperación e impotencia frente a la extraña desaparición de su hija, aflora en su personaje un lado salvaje y bestial, una sensación de animalidad sanguinaria que no respeta reglas ni mide las consecuencias de sus actos, y que puede llegar a extremos de violencia insospechados, con la única esperanza de poder reencontrarse con ella.

“Ser madre y saber lo que es una hija me ayudó mucho para entender a Virginia, porque hay algo que es visceral en el ser madre que te sucede cuando lo sos. Me imaginaba lo que le ocurría en la ficción y ya se me ponía la piel de gallina. Es el miedo de toda madre: darse vuelta y que el hijo no esté más”, afirmó Cardinali, madre de Charo, hija que tuvo con Andrés Calamaro.

La actriz, que en la película juega el papel de víctima y victimaria, sostuvo que para afrontar una historia de cine fantástico como esta, se necesita “un registro de actuación totalmente diferente. Te tiene que generar una complicación y eso a mí me gusta. Es un registro totalmente fuera de la realidad, es hacer de verdad una fantasía, algo que está muy lejos de lo cotidiano. Para mí fue una película muy física y terminé como si me hubiera pasado un camión por encima”.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA