Perú se prepara para discutir en la Cumbre del Cambio Climático

PERÚ- La ciudad de Lima será, durante la primera quincena de diciembre, la sede de una cumbre mundial sobre Cambio Climático, que bajo el auspicio de las Naciones Unidas intentará avanzar en acuerdos que impidan la interferencia peligrosa del ser humano en el sistema climático.

Durante el encuentro, que reunirá a representantes de 195 naciones, los países de Latinoamérica y el Caribe reclamarán a las potencias industrializadas que se comprometan «verdaderamente» a reducir las emanaciones de dióxido de carbono, causante del calentamiento global del planeta.

En relación a las expectativas sobre la cumbre, la directora de Cambio Climático de la Secretaría de Ambiente de la Nación, Laura Juárez, dijo que Argentina y los países de la región aspiran a que «se trate de manera equitativa la adaptación, la mitigación (reducción de dióxido de carbono), la transferencia de tecnología y la creación de capacidades, sin olvidar la adaptación que es donde Argentina hace bastante pie».

Juárez explicó que la adaptación al cambio climático tiene que ver, por ejemplo, con todo lo que se hace para contrarrestar y prevenir daños por inundaciones y otros fenómenos climáticos que están ocurriendo.

«Nosotros lo que estamos esperando es un flujo mayor de financiamiento por parte de los países desarrollados y también un compromiso respecto a la emisión de gases» causantes del efecto invernadero.

«Los países sudamericanos vamos a aprovechar que la convención se hace en la región para ir con una posición firme con miras a la COP21, que se realizará el año próximo en París», añadió.

La cumbre de Lima, que se extenderá entre el 1 y el 12 de diciembre, contendrá los debates de la vigésima Conferencia de Partes (COP20) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y la décima Conferencia de las

Partes en el Protocolo de Kyoto (CMP10)

La Convención Marco de la ONU fija el objetivo de «estabilizar los niveles de emisión de gases de efecto invernadero en un plazo que permita a los ecosistemas adaptarse naturalmente al cambio climático, asegurar la producción de alimentos y permitir el desarrollo económico de manera sostenible».

Al respecto, el secretario de Ambiente de la Nación, Omar Judis, dijo recientemente en Mendoza que el tema de cambio climático preocupa a los países más desprotegidos de infraestructura, «ya que son los que menos posibilidades tienen de defenderse de los grandes desastres e inundaciones».

Los países de Latinoamérica y el Caribe reunidos en Mendoza emitieron un enérgico llamado tanto a las grandes potencias mundiales para que lideren la lucha contra el calentamiento global, como a los países en desarrollo para que adapten mecanismos institucionales de acceso al financiamiento que ofrece el «Fondo Verde» de Naciones Unidas.

El último Informe Mundial de Cambio Climático aportó muestras científicas de cómo el calentamiento está destruyendo ecosistemas y economías en todo el planeta.

Entre las consecuencias se mencionan grandes sequías que llevan a pérdidas en los cultivos, inundaciones y lluvias extremas, glaciares que desaparecen; y la biodiversidad extinguida por los cambios en los ecosistemas.

«Mientras que en regiones andinas crece la desertificación, en lugares como Centroamérica aumentan las lluvias y los huracanes, lo cual todo redunda en grandes pérdidas para las naciones», advirtió la especialista mexicana Carmen Argüello, asesora del

Fondo Verde Global

«Para las Naciones Unidas, mitigación quiere decir reducción de las emisiones de gases, en tanto que adaptación se refiere a aquellas acciones que ayuden a los seres humanos y a las economías justamente a adaptarse al nuevo clima», explicó.

El promovido Fondo Verde planea administrar 100.000 millones de dólares al año para socorrer a los países en vías de desarrollo en este tipo de políticas.