Familiares de chico asesinado en Villa La Cárcova piden justicia

 

SAN MARTÍN-  Los padres y amigos de Enzo Ledesma, el chico de 13 años asesinado a tiros en la villa La Cárcova, de José León Suárez, reclamaron hoy Justicia frente a los tribunales de San Martín y exigieron la detención del autor del crimen, hecho que ayer derivó en un ataque a una comisaría y el incendio de numerosos vehículos.

La marcha hacia los tribunales se inició a las 11, cuando los allegados a la víctima se encaminaron hacia el edificio judicial situado en Ricardo Balbín 1753, de San Martín.

La manifestación estuvo encabezada por los padres de la víctima, Juan Enrique Ledesma y Marisa Ibarra, quienes al llegar a los tribunales ingresaron para ser recibidos en la UFI 3, donde se tramita la causa.

Antes del encuentro, Ledesma manifestó a la prensa: «Quiero que se muevan y quiero una solución. Los señores andan tirando tiros por todos lados y también la policía sabe quiénes son porque tiene fotos del asesino».

«No hubo guerra de narcos como se anda diciendo por ahí -añadió-, ellos parece que son los dueños del barrio. Pido justicia y que me ayuden, la policía conoce todos sus movimientos».

El padre de la víctima se quejó de que los efectivos no van a buscar al sindicado homicida, apodado «Bebote», a pesar de que les dio «la foto» de éste y les dijo «dónde estaba».

Ayer a la tarde, a raíz del asesinato de Enzo, un grupo de manifestantes incendió más vehículos y motos depositados en la comisaría situada en Márquez al 400, de José León Suárez.

Primero llegó el padre de la víctima acompañado de un grupo de personas para dialogar con el comisario sobre el estado de la investigación del hecho, aunque dijo que no le dieron bolilla..

Según fuentes policiales, en esas circunstancias, otro grupo irrumpió en el playón trasero de la seccional y prendió fuego los vehículos.

Además, los agresores apedrearon el frente de la comisaría y pintaron distintas consignas en las paredes.

Ante esa situación, los policías debieron dispersar a los manifestantes con escopetas con municiones de estruendo y colocaron un cordón humano alrededor de las comisaría con efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD).