Prefecto de Bullrich a los tiros mató a un conductor tras una discusión en un peaje

 

El prefecto viajaba con su familia y se trenzó en una discusión con otro automovilista, en el peaje de la autopista Illia. Según los testimonios, se trenzaron a golpes y el prefecto le disparó provocándole la muerte.

Un prefecto mató, con su arma reglamentaria, a un automovilista de 41 años en el peaje de Retiro de la Autopista Illia. Durante la madrugada de ayer, tras una discusión de tránsito, el prefecto sacó su arma y disparó al conductor que, según informó el titular del Same, fue trasladado al Hospital Fernández pero murió luego de un paro cardiorrespiratorio. Con el hombre fallecido viajaban su mujer y dos amigos, mientras que el prefecto, que se encuentra detenido, iba acompañado por su esposa y sus dos hijos.

El hecho –que quedó registrado en las cámaras de seguridad de la empresa AUSA, concesionaria de la autopista– se produjo cerca de las 2.30, pocos metros antes de llegar al peaje de Retiro de la Autopista Illia, mano hacia el norte, frente a algunos policías que custodiaban la zona y al personal del peaje. Según se pudo reconstruir a partir de los testigos, uno de los conductores encerró al otro, hecho que desencadenó una discusión que terminó a los golpes. El prefecto, Daniel De Jesús Acosta (28), abusando de la portación de armas que corresponde a su función, decidió poner fin al altercado a balazos. Sacó su arma calibre 9 milímetros y mató al automovilista, identificado como Damián Cutrera. Los testigos del episodio afirmaron que fue el agente de la Prefectura –que se desempeña en el taller de reparaciones navales– el que bajó de su vehículo para increpar al otro conductor.

La esposa del detenido dio una versión contraria que se choca de cabeza con los restantes testimonios. La mujer señaló que iban “circulando por la Illia” y se toparon con un Gol que les venía realizando maniobras de cierre sobre su auto. Al llegar al peaje, habrían aparecido “dos hombres al costado de las ventanillas”, quienes empezaron “a golpear el vidrio”. Fue ahí cuando, según ella, su marido sacó el arma y disparó “hacia la ventana”, pensando que podían asaltarlos.

El abogado del prefecto, Ramiro Zuloaga, también aseguró que hubo un choque previo y que el uniformado reaccionó con un disparo porque creyó que querían robarle. “Mi cliente tomó una decisión desacertada, en ningún momento tuvo intención de generarle daño a la víctima”, aseguró Zuloaga a los medios.

“A las 2.33 de la mañana entró una llamada por un herido de arma de fuego. Se desplazó una ambulancia al lugar y se encontró con un hombre con una herida en el tórax y en paro cardíaco”, explicó el titular del Same, Alberto Crescenti. “El impacto fue mortal”, aclaró. Y agregó: “Los paramédicos le realizaron al hombre baleado maniobras de reanimación, pero no lograron salvarlo”.

Según informó Crescenti, enviaron dos equipos de auxilio al lugar, uno para atender a la víctima y otro para contener a los familiares, ya que el episodio ocurrió delante de ellos. “Fue una situación muy complicada, porque había mucha gente alrededor de la escena del crimen. Había familiares y conocidos de los dos conductores. Son imágenes muy complicadas, fue una situación muy dramática”, explicó Crescenti a los medios.

El prefecto fue detenido por la Policía de la Ciudad, que había llegado al lugar por el llamado de los empleados del peaje. Según informaron fuentes de la investigación, al detenido se le realizó un test de alcoholemia, que dio negativo. Luego del episodio, los uniformados hicieron las pericias correspondientes y se llevaron ambos vehículos.

En el caso, que fue caratulado como “Homicidio”, interviene el Juzgado Criminal y Correccional número 62, a cargo de Patricia Guichandut.

DEJA UNA RESPUESTA