Osvaldo Bayer recordó los sucesos de la Patagonia Trágica

BUENOS AIRES- El historiador reivindicó a los obreros rurales de la Patagonia de principios de siglo XX, que se enfrentaron a sus patrones por la falta de condiciones mínimas de vida, y fueron fusilados por el Estado, lo que será recordado el viernes con una señalización y actos en Gobernador Gregores y El Calafate.

«Esos peones de la tierra tenían razón en pedir amparo. Fueron masacrados 1500 y no 969, como aseguraron los estancieros. Sólo las putas de San Julián salieron a la calle a intentar frenar la masacre», dijo Bayer a pocos días de viajar a Santa Cruz para realizar una señalización cerca de las tumbas masivas ubicadas en  la estancia Bella Vista, de Gobernador Gregores.

Para el historiador, que comenzó con el rescate de estos trágicos hechos hace 44 años, «los ocho que llevó desenterrar esta verdad, más conocida como la Patagonia Trágica o la Patagonia Rebelde, por el film de 1974, merece la autocrítica del partido radical, que aún esperamos».

«Nadie reparó estos hechos. Al año siguiente de los fusilamientos de Gobernador Gregores (1921), la bancada del partido del gobierno de (Hipólito) Yrigoyen tuvo una sola reacción: levantarse y abandonar el recinto», contó.

Bayer fue destacado el lunes pasado en La Plata por su investigación acerca de la Patagonia Trágica, sobre la que se estrenó la obra de teatro «Las putas de San Julián», que refleja un episodio de la triste historia, en el que cinco mujeres se convirtieron en símbolo de resistencia frente al Ejército, negándose a atender a los que habían ejecutado y enterrado en fosas comunes a los peones y trabajadores en huelga.

«Los pocos que apoyaron a los peones en sus huelgas, como José Font, o ‘Facón Grande’, que llevaba mercadería en sus carros de la zona cordillerana a la costa, también fueron fusilados», dijo Bayer, que aclaró que «Facón» tiene también su monumento en la provincia.

Dijo que «la historia fue reconstruida por los testimonios de peones rurales que entonces eran niños, y de algunos soldados conscriptos, oficiales y suboficiales».