Cristina: «Cuánto mejor nos iría si algunos leyeran y supieran más de lo que escriben y hablan»

CAPITAL FEDERAL- La Presidenta publicó en su página web una respuesta a una columna publicada en el diario Clarín que cuestionaba afirmaciones hechas por la mandataria sobre la figura del economista inglés John Maynard Keynes.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que “la inteligencia y la claridad no abundan en los tiempos contemporáneos y sobre todo en círculos académicos”, al escribir una serie de mensajes en la red social Twitter con los cuales le contestó a Alejandro Corbacho, un catedrático de la UCEMA, quien opinó que la mandataria apelar al pasado «sin fundamentación”.

La jefa de Estado se refirió de esta forma a una columna publicada  en Clarín por Corbacho, que lleva por título “Cristina y las lecciones de historia”, en la que pone en cuestión las afirmaciones formuladas por la mandataria el pasado 5 de agosto, cuando sostuvo que “el nazismo fue una consecuencia del Tratado de Versalles”.

Por medio de ese pacto, las potencia occidentales impusieron estrictas condiciones económicas a Alemania, tras el final de la Primera Guerra Mundial.

“A Keynes lo he escuchado nombrar, pero ¿Corbacho quién es? CFK, no entiendo nada de nada… No te preocupes. Alejandro Corbacho, que es director del Dpto. de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad del CEMA (UCEMA), tampoco entiende nada”, sostiene Cristina en el inicio de una serie de mensajes.

Y en ese sentido, agrega sobre este académico: “Y lo que es más grave, tampoco sabe sobre lo que escribe y publica… Y fíjate… es todo un académico, o por lo menos se presenta como tal. Así que por favor, que no se te baje la autoestima”.

Asimismo, la presidenta cita algunos párrafos del texto de Corbacho, aparecido en la página 20 de la edición de  del diario Clarín, en los que se puede leer: “Los expertos sostienen que aquellos que recurren a contar la historia con esa perspectiva muestran una gran confianza en sus afirmaciones y carecen de inhibición para utilizar el pasado…”.

“La negrita no me pertenece. Es un elemento que utiliza Corbacho para resaltar que no sólo no tengo inhibiciones, sino que además no sé nada”, remarca la titular del Poder Ejecutivo en otro de los párrafos de su cadena de tuits.

Más adelante, interroga: “¿Keynes qué tiene que ver en todo esto?… Muchísimo. Fue el representante oficial de Inglaterra en la Conferencia de la Paz, hasta el 7 junio de 1919… También tuvo asiento, como mandatario del Ministro de Hacienda inglés en el Consejo Supremo Económico… Renunció a esos cargos ‘cuando se hizo evidente que no se podía mantener por más tiempo la esperanza de una modificación sustancial en los términos de la paz proyectados'».

Luego transcribe frases y conceptos extraídos del libro “Las Consecuencias Económicas de la Paz”, en el cual Keynes criticaba los términos del acuerdo que los vencedores le habían impuesto a la vencida Alemania.

“Mi afirmación del 5 de agosto no era producto de mi falta de inhibición, sino de mi lectura respetuosa de John Maynard Keynes. No sólo uno de los protagonistas del Tratado de Versalles, sino de uno de los más grandes economistas, historiadores y académicos (de los de verdad) en la historia mundial”, señala Cristina.

La jefa de Estado recuerda además que Keynes fue convocado cuando la derrota del nazismo era inminente, durante las negociaciones por tratado económico de Bretton Woods, suscripto entre las potencias aliadas.

“Esa Guerra que él había dicho que iba a suceder. Esas son las cosas que me dan envidia. Que alguien pueda tener semejante cabeza, semejante inteligencia… Se ve que tampoco tenía inhibiciones y mucho menos prejuicios que, cuando se distorsionan y exageran, son grandes barreras para comprender y sobre todo para gobernar”, agrega.

Cristina explica que en Bretton Woods, Keynes propuso crear un sistema monetario en el que “no hubiera una sola moneda como reserva para no generar un desequilibrio con los países más débiles”, pero que se impuso la postura de Estados Unidos, defendida por el economista Herry ‘Green’ White, y que entronizó al dólar como la divisa más poderosa».

“Keynes entró en la historia de la economía mundial. De Harry ‘el verde’, no se acuerda nadie, aunque el mundo sufra las consecuencias de lo resuelto. ¿Vos decís que de Corbacho tampoco se va a acordar nadie? Es lo menos importante, pero cuánto mejor nos iría a los argentinos si algunos leyeran y supieran más de lo que escriben y hablan”, enfatizó.