Un grupo de alumnos transformó en solidaridad sus aprendizajes

 

LA PLATA-  Estudiantes de la Escuela Técnica Nº 1 de La Plata realizaron un dispositivo para enseñar electricidad a chicos que se encuentran internados en el Hospital de Niños.

Con el propósito de brindar un mecanismo que pudiera enseñar electricidad y, además, entretener a los chicos que se encuentran internados en el Hospital de Niños local, los alumnos de la Escuela Técnica Nº 1 de La Plata, desplegaron su creatividad y dieron muestra de solidaridad al crear un tablero que permite realizar conexiones totalmente inofensivas.

El proyecto, que fue presentado en la Feria Científica y Tecnológica del distrito de La Plata y que ahora participará de la instancia regional, fue llevado a cabo por los alumnos de la materia Sistemas Tecnológicos II a cargo del profesor Damián Gazovic.

Según explicó Olga Del Gesso, la vicedirectora del establecimiento técnico, ubicado en la calle 7 y 33, el tablero surgió a solicitud de la Directora de la Escuela Nº 509 que funciona en el Hospital de Niños y brinda continuidad escolar a los chicos que deben ser sometidos a internaciones prolongadas.

Para Del Gesso el proyecto generó enseguida el entusiasmo de los alumnos quienes intensificaron sus tareas en el taller. Además, despertó su creatividad y fortaleció su espíritu solidario.

La tarea fue totalmente realizada por alumnos de entre 13 y 14 años quienes asumieron la responsabilidad de llevar adelante los trabajos como así también realizar las pruebas con los chicos del hospital.

“Se nos ocurrió hacer este tablero para que los chicos pudieran aprender a hacer todo tipo de conexiones y a la vez se puedan divertir”, relató Ramiro Ampudia, uno de los protagonistas, quien agregó que “también nosotros pudimos reforzar los conocimientos que nos permitió armar circuitos y en paralelos”.

Por su parte, su compañero Juan Benítez, detalló que “el proyecto consiste en un tablero en el que se pueden hacer las conexiones como las que están en la casas. Tenemos conexiones en escalera y en serie, desde las más comunes hasta las más compleja”. También aseguró: “Cuando se lo llevamos a los chicos se divirtieron porque está bueno prender una luz y conectar unos cables”.

En tanto, Ismael Navotka relató el entusiasmo que les generó la presentación en el hospital: “primero se lo mostramos a la directora y a las maestras, les explicamos cómo funcionaban y luego, lo probamos con los chicos. Nos sentimos que podíamos hacer feliz a otras personas y así comenzamos a pensar en otros proyectos porque esta buenísimo cuando ves al chico que está haciendo eso y se divierte”.

Por su parte, Blas Echeverría mencionó su satisfacción al ver a los chicos que “se divertían y aprendían hacer conexiones” con el sistema que ellos habían ideado.

Los adolescentes destacaron que el circuito fue pensado para que lo pudieran usar chicos de entre 7 y 12 años y que, además, no pudiera provocar ninguna descarga eléctrica o algún tipo de daño a quien lo manipule por lo que lograron hacerlo funcionar con baterías de 3 voltios.

El dispositivo, además de la caja con las conexiones para realizar, cuenta con un material escrito que brinda las explicaciones del funcionamiento y las distintas conexiones que se pueden hacer con el tablero.

Según explicó Gazovic, sus alumnos también prevén llevar a cabo las tareas de mantenimiento de los tableros entregados. De esta manera, el docente aseguró que el trabajo les permitió a los chicos “bajar a la realidad lo que veían en forma teórica” y que, además, es una manera de integrarse con la comunidad.

Con la satisfacción de la tarea cumplida, los chicos van por más. Tras la solicitud de las maestras de algún sistema que les permita escribir a los niños internados que no pueden incorporarse en la cama, los alumnos de la escuela Técnica ya trabajan en una especie de atril que permitirá contener un libro, una computadora o algún cuaderno de tareas.